X
el dardo >

Tasas congeladas – Por Leopoldo Fernández

   

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha decidido la congelación de las tasas aeroportuarias para 2015, que estaba previsto subieran un 4,5% a partir de marzo próximo, así como el mantenimiento de las bonificaciones en vigor, entre ellas los incentivos por el aumento de pasajeros en líneas ya existentes o en las de nueva creación, las tasas por pasajero en días valle y las de aeropuertos estacionales. Como organismo gestor de los 47 aerodromos nacionales, Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) dejará de ingresar, según sus estimaciones, unos 177 millones de euros. Una cifra sin duda relevante pero que con toda probabilidad se verá más que compensada con el aumento que va a experimentar el tráfico aéreo, tal y como viene sucediendo desde hace un año, cuando Aena acordó rebajar las tasas un 4% de común acuerdo con las patronales de las compañías aéreas. Lo que deliberadamente oculta el gestor aeroportuario es que tal rebaja -que ha permitido tanto el despegue del tráfico doméstico como del internacional, éste de manera muy destacada- vino motivada por la progresiva pérdida de actividad aérea que experimentaba el aeropuerto de Madrid-Barajas, que había entrado en alarmantes números rojos pese a las enormes inversiones en él realizadas y a las grandes perspectivas de ingresos económicos que se pensaba iba a ofrecer, pero que se vinieron abajo a causa de la crisis. Con ese panorama adverso, el Gobierno de Canarias planteó hace ya año y medio largo una razonadísima rebaja de tasas que inicialmente fue rechazada sin contemplaciones pero que meses más tarde el propio Ministerio de Fomento decidió con el exclusivo argumento -que ahora ha vuelto a reiterar junto con Aena- de que así se propicia el mejor desarrollo del sector aéreo en su conjunto. Y -le faltó decir- así se salva el aeropuerto madrileño, que a todos los efectos tiene interés preferente, por encima de la legítima y justificada solicitud canaria, planteada además en el momento más oportuno, es decir, cuanto en las islas había disminuido más de lo esperado la hasta entonces normal actividad aérea.

Relacionado con el negocio del transporte aéreo y en contra de lo prometido inicialmente por Rajoy, la ministra Pastor ha decidido liquidar por ahora cualquier posibilidad de que Canarias pueda acceder a la llamada quinta libertad, es decir, el derecho a tomar y descargar pasajeros y carga con destino a o procedente de terceros países, como prevé el Convenio de Chicago y que sólo depende de un acuerdo entre gobiernos. De nuevo se cortan las alas a Canarias, que podría convertirse en el gran hub de comunicaciones en África Occidental, para, una vez más, beneficiar exclusivamente a Barajas. Y luego hablan de políticas de Estado…