X
puerto de la cruz>

Temen que el patrimonio de la Ladera de Martiánez se sepulte

   
La plataforma dice que el mallado no aporta seguridad a los vecinos, ya que el problema es estructural. | DA

La plataforma dice que el mallado no aporta seguridad a los vecinos, ya que el problema es estructural. | DA

GABRIELA GULESSERIAN | Puerto de la Cruz

La Plataforma Recuperación de la Ladera de Martiánez teme que el mallado que actualmente se instala en la zona arqueológica de la Ladera de Martiánez, como consecuencia de los trabajos de estabilización y saneamiento de los taludes, “sepulte para siempre y de forma drástica” gran parte del patrimonio del municipio de Puerto de la Cruz.

El colectivo insiste en que la colocación de mallas “no aporta seguridad a los vecinos”, quienes denunciaron el riesgo existente y pidieron a las administraciones que actúen en el lugar, y “solo frenan la caída de las piedras, pero el verdadero problema de la ladera es estructural. Es un acantilado geológicamente inestable y como todos, tiende a caerse”, explica uno de sus integrantes. Además, asegura que los resortes que sujetan la malla “no son de muy buena calidad”, tal y como lo han podido comprobar varios expertos en patrimonio cercano a la plataforma “y terminarán oxidándose rápidamente debido a la maresía”.

Pero lo más grave es que desde el área de Patrimonio del Cabildo de Tenerife, responsable de ejecutar la obra, “ni siquiera se plantearon la posibilidad de hacer una prospección arqueológica previa para extraer el material que allí se conserva, ni se haya contado con la opinión de los encargados del Museo Arqueológico, de titularidad municipal, que además cuenta con personal especializado para estos temas y de este espacio”, señalan fuentes del colectivo. Asimismo, recuerdan que “se prometió de forma reiterada que la Cueva de las Cazoletas y los senderos iban a ser recuperados posteriormente para su uso y ya están apareciendo tapados por la malla, que al parecer será definitiva y eso conllevará a que se impida el uso de la ladera”.

El colectivo advierte de la concentración de humedad por la malla. | DA

El colectivo advierte de la concentración de humedad por la malla. | DA

Ello, añaden, “permitirá que la vegetación colonice la malla e impedirá que el sol y el aire entren de forma natural a las cuevas. Como consecuencia, la concentración de humedad será mayor y el material se deteriorará mucho más rápido que si lo hiciera de forma natural, dañándose los grabados rupestres y los restos de huesos y cerámica”.

Pese a que los técnicos eran conscientes de esta situación, “han preferido mallar y hacer una actuación de urgencia, cuando se podría haber esperado un poco más, ya que las piedras llevan cayéndose desde hace más de 40 años, no es algo nuevo”, critican. Por todo ello, el colectivo ciudadano se posiciona “totalmente en contra de los trabajos que se ejecutan” y pide que se actúe de una vez para que las consecuencias en uno de los asentamientos guanches más relevantes del Norte de Tenerife no sean inevitables.