X
sucesos >

Trece agentes para 25.000 romeros

   

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

La Confederación Española de Policía (CEP), un sindicato del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), ha denunciado lo que considera mala planificación del dispositivo previsto para cubrir la seguridad en el reciente baile de magos celebrado en Los Realejos en el que, según los datos que maneja dicho sindicato, trece efectivos del CNP se las tuvieron que ver con una multitud de aproximadamente 25.000 personas.

La CEP envió con antelación a la fiesta, celebrada el 17 de mayo pasado, un escrito a la Comisaría provincial en la que se detalla la preocupación existente ante la desproporción ya señalada. Así, su secretario provincial, José Luis Gallardo, desvela que dicho dispositivo de seguridad estará conformado por “trece efectivos, once del Grupo operativo de respuesta y dos de Conducciones”, para un servicio que se prolonga desde las once de la noche hasta las seis de la mañana.

En dicho escrito se desvela igualmente que la Comisaría del CNP en Los Realejos había solicitado “refuerzos policiales de unidades con base en Santa Cruz de Tenerife a la Jefatura provincial, ya sea la Unidad de Intervención Policial (UIP) y la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), siéndole denegada la misma”.

“Multitud de robos”

Los sindicalistas razonan que tales refuerzos son necesarios, habida cuenta que en este baile de magos “se están reuniendo en los últimos años unas 25.000 personas, y que en la zona denominada de los kioscos, también todos los años, hay alteraciones de orden público y multitud de hurtos/robos lo que obliga a actuar para mantener el orden y, en su caso, restablecerlo, así como prevenir y, en su caso, detener a los presuntos autores de los delitos contra la propiedad que allí se cometieran”, tal y como recoge el escrito.
Sin embargo, tales refuerzos no llegaron y, según información captada por vías extraoficiales, en el transcurso del baile se produjeron unas veinte reyertas pero nadie fue detenido. Esta ausencia de arrestos se debe, dicen los especialistas, a que la custodia de un detenido requiere de varios agentes que se restarían a los ya de por sí escasos 13 agentes.