X
positivando > José Juan Rivero

Tristeza o felicidad – Por José Juan Rivero

   

En los diez últimos años el consumo de antidepresivos en nuestro país se ha duplicado, pasando de 30 dosis diarias por cada mil habitantes a más de 60 en la actualidad. Parece que uno de los factores que potencia esta situación es la crisis económica por la que atravesamos, que nos hace movernos en una sensación de inseguridad constante. La depresión afecta a más de 121 millones de personas a nivel mundial, en España estaríamos hablando del 12% de la población. Entre los diferentes síntomas que aparecen en un proceso depresivo nos podemos encontrar con la pérdida de placer en las actividades que solemos realizar, pasando por dificultades del sueño, o sensaciones como el cansancio y la falta de energía, sumados a una sensación de tristeza y una baja autoestima. Es curioso observar como nuestra sociedad civilizada, la precursora del estado de bienestar nos traslada a una sensación de inseguridad y miedo, marcados por unas expectativas de éxito erróneas, imaginando un modelo de felicidad, donde lo importante recae sobre elementos hedónicos que, como siempre comento, son tan fugaces como las exhibiciones pirotécnicas de unas fiestas, es decir, vivencias emocionales intensas pero poco sostenibles.

Sin embargo, carecemos de herramientas que nos permitan adecuar nuestra vida a potenciar una felicidad sostenible, marcada por elementos que nos potencien como personas y que al mismo tiempo nos ayuden a superar la adversidad, viviéndola como una situación de aprendizaje constante, donde el error no existe. Así, somos vencidos por la tristeza y el miedo, nuestros caballos desbocados, ambas emociones de carácter primario nos ayudan a sobrevivir, pero su gestión inadecuada nos sume en una sensación de inseguridad constante, y en algunas ocasiones nos trasladan al mundo de la ansiedad y la depresión. La Psicología Positiva no solo te ayudará a abordar estos trastornos en compañía de otras terapias psicológicas, sino que además te dotan de herramientas y modelos de vida que funcionan como vacunas que te impedirán o suavizarán, según tu caso, los efectos de la tristeza y el miedo en tu vida. Para ello deberías de intentar descubrir tus fortalezas, tus puntos fuertes, que otorgan sentido a las cosas que haces, a tu vida. Además potencia lo que denominamos el “savoring”, te ayudará a centrar tu atención en el momento presente y en las emociones positivas que te evoca cada instante, no te dejes vencer por tu pensamiento, transfórmalo en positivo, es decir, piensa de manera optimista pero inteligente, la vida sin duda es un viaje, tu viaje hacia la felicidad. ¡Empréndelo!
*PSICÓLOGO Y MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE
PSICOLOGÍA POSITIVA
@jriveroperez