X
1 DE MAYO > CANARIAS

La desunión no hizo la fuerza

   
Las dos manifestaciones recorrieron ayer el centro santacrucero: a la izquierda, acto final de la convocada por UGT y CC.OO.; y a la derecha, la protesta de otros cinco sindicatos. / FRAN PALLERO

Las dos manifestaciones recorrieron ayer el centro santacrucero: a la izquierda, acto final de la convocada por UGT y CC.OO.; y a la derecha, la protesta de otros cinco sindicatos. / FRAN PALLERO

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

Los principales sindicatos escenificaron ayer su división al conmemorar el 1 de Mayo con dos manifestaciones distintas, a la misma hora, por el centro de la capital tinerfeña. Una estuvo convocada por UGT y CC.OO., con el lema Sin empleo de calidad no hay recuperación, que reunió a menos de 1.500 personas, y otra por Intersindical, FSOC, USO, EA y Co.Bas, con la proclama de Pan,techo trabajo y libertad, secundada por unos 2.000 ciudadanos, según las estimaciones de este diario, a las que hay que añadir más de un centenar en una concentración de la CNT en la plaza de Los Patos.
La Delegación del Gobierno rebaja la cifra global a 1.100 (500 en una protesta y 600 en la otra) y los convocantes la elevan a 5.000 ( UGT y CC.OO. estiman que 2.000 personas les secundaron, mientras Intersindical calcula unas 3.000 en la suya). En todo caso, una cantidad que no contentó a los sindicatos, en su intento de presionar en la calle a los gobiernos estatal y canario contra sus políticas de ajustes y recortes y a favor de la creación de empleo estable y de calidad.

Aunque tanto Intersindical como UGT y CC.OO. se afanaron por advertir de que no querían convertir esta desunión sindical en la noticia, sino este mensaje de lucha de los trabajadores, la realidad saltaba a la vista: una manifestación en un extremo de la calle de Méndez Núñez (plaza de Weyler) y otra al final de esta misma vía, en las proximidades del Monumento a Franco. Ambas marchas, por distintos itinerarios, confluyeron en la misma zona, pero sin tocarse: una en la plaza de España (la de UGT y CC.OO) y la otra en la plaza de La Candelaria, a no más de cien metros de distancia, aunque no podían divisarse entre sí porque se les interponía el escenario de las Fiestas de Mayo capitalinas.

En un ambiente cargado de simbología antitética (bajo el Monumento a los Caídos y en medio de banderas rojas, algunas comunistas), los respectivos secretarios generales de UGT y CC.OO., Gustavo Santana y Juan Jesús Arteaga, lamentaron este cisma sindical. De “error histórico” lo calificó el dirigente ugetista, “porque la lucha va a ser larga”, y, en esa línea, su homólogo comisionero abogó por ir todos de la mano, incluso de la de quienes lo acusan de “traidor”.

Y es que los otros cinco sindicatos alegaron que iban por separado porque los dos mayoritarios habían “traicionado” a los trabajadores al reanudar el “diálogo social” con la patronal y el Gobierno canarios y por su falta de respuestas contundentes a las últimas reformas laborales y los recortes de servicios públicos.
No obstante, Manuel Marrero, coordinador general de Intersindical, prefirió ayer no centrar el Primero de Mayo en esta desavenencia entre sindicatos, sino en que “la clase trabajadora está en la calle contra un empresariado que nos conduce al paro y la pobreza, con apoyo de un Gobierno canario al servicio del Gobierno español, y este a su vez al de la Troika, con políticas de austeridad que nos lleva la miseria”.

En el acto de los sindicatos nacionalistas se dejaron ver representantes y símbolos de movimientos como Las Marchas por la Dignidad 22-M, la Coordinadora de Estudiantes en Lucha de Tenerife o colectivos contra los sondeos petroleros, así como organizaciones polílticas como Sí Se Puede, Partido Comunista del Pueblo Canario o el Congreso Nacional de Canarias, entre otros. Por su parte, la manifestación de los sindicatos nacionales la apoyaron Izquierda Unida y algunos miembros del PSOE a título personal, entre otros. Las marchas transcurrieron con total normalidad, bajo un sol de justicia, mientras otras miles de personas celebraban en el García Sanabria las Fiestas de Mayo.

UGT y CC.OO. sopesan la huelga general

El secretario general de UGT en Canarias, Gustavo Santana, advirtió ayer de que no descarta una huelga general en las Islas “porque el Gobierno canario también es responsable de lo que pasa”. En declaraciones a este diario, culpó a Intersindical de haber “desactivado” esta posibilidad a la que, reiteró, no renuncia. En su discurso al término de la manifestación del 1º de Mayo, arremetió contra los empresarios “irresponsables que quieren empleos precarios y aprovecharse de los beneficios del REF para enriquecerse”. También criticó a “muchos cargos públicos de izquierda” por caer en la “política caciquil”, que ejemplificó con la del Cabildo de Tenerife. En este sentido acusó a su presidente, Carlos Alonso (CC), “de mentir” para vender los casinos públicos que dan beneficios, por lo que le pidió que “si no está a la altura, se vaya para su casa”. Por su parte, el secretario general de CC.OO., Juan Jesús Arteaga, que tampoco descartó una huelga general, defendió la negociación y la concertación social, “porque la movilización por si sola no tiene sentido”. Aseveró que “sin empleo de calidad no hay recuperación económica”, reclamó una reforma fiscal y una ley de rentas mínimas y animó a votar en las próximas elecciones europeas por partidos que “cambien las cosas”.

Voces en la calle

- Izquierda Unida. El coordinador de IUC en Canarias, Ramón Trujillo, urgió a la ciudadanía a apoyar a los sindicatos para crear empleo y evitar el deterioro del que existe. “Una economía con empleo precario es ineficiente e injusta”, apostilló Trujillo, quien, ante las elecciones europeas, añadió que “la gente debe saber que PP y PSOE respaldan un acuerdo comercial entra la UE y EE.UU. que destuirá empleo en las pymes y reducirá los salariose impedirá reindustrializar Europa”.

- Sí Se Puede. El portavoz de SSPPT, Fernando Sabaté, afirmó que hubiera deseado ayer la unidad sindical, aunque su partido se decantó por la manifestación de los sindicatos “que han demostrado ser más críticos y activos contra las políticas de los gobiernos canario y español”, en alusión a la concentración que convocaban lasr organizaciones nacionalistas.

- PCPC. El responsable de Movimiento Obrero del Partido Comunista del Pueblo de Canarias, Francisco Valverde, sostuvo que “la clase trabajadora está adormecida, y no responde como debiera al ataque de los gobiernos y la patronal a sus derechos”.

- Podemos. Juan Quevedo, candidato canario a las próximas europeas por el partido que a escala nacional lidera Pablo Iglesias,propugnó que “es hora de reaccionar para que la política la haga la gente porque si no la harán los de siempre”.

- Estudiantes en Lucha. En la protesta de los cinco sindicatos participó la Coordinadora de Estudiantes en Lucha de Tenerife, cuyo portavoz, Samuel Marichal, explicó que salían a la calle “en defensa de una educación pública, porque seremos la clase trabajadora cuando acabemos los estudios y nos afectará esta reforma laboral”. Rechazó la nueva ley educativa y la subida de tasas.

- Por la Movilización. El portavoz del movimiento juvenil de Sí Se Puede, Jesús Hernández, opinó que “la gente no está concienciada aún de los recortes en derechos que se han aprobado”.