X
güímar >

“Un libro es un proceso de seducción, y Güímar seduce”

   
<
>

FOTOS FRAN PALLERO

NORBERTO CHIJEB | Güímar

Güímar acoge desde ayer el denominado I Congreso Nacional de Literatura, donde casi una veintena de escritores se dan cita en el municipio para debatir y expandir su amor por la escritura “sin una caseta del libro”, segñun resaltó la conocida periodista y escritora Teresa Viejo, una de las invitadas a un congreso novedosa en las Islas.

El auditorio de Pirámides de Güímar fue el escenario de salida de un congreso que reúne a 17 firmas de las Islas y del resto del Estado, congregadas gracias a las gestiones de la editorial Eride, de Enrique Reyes y de la dinámica Mónica González, de la librería local Orobal, y por supuesto del Ayuntamiento de Güímar, que según la concejala del área, Loly Rodríguez, “es un pueblo que ama la cultura y la literatura”.

La alcaldesa, Carmen Luisa Castro, encargada de abrir el congreso, se mostró encantada de acoger en su municipio a tanto talento, siendo el acto “un buen pretexto para hablar de literatura”. Añadió que “tener entre nosotros a gente que se ha especializado en darle un don a la palabra es una buena tarjeta de visita para Güímar”, y lanzó el guante para que la segunda edición del congreso “también se celebre en nuestro municipio”.

El editor Ángel Jiménez agradeció a Carmen Luis Castro y a Loly Rodríguez todos los esfuerzos realizados por traer hasta Güímar el congreso y les invitó a “seguir invirtiendo en cultura”, porque “los pueblos que invierten en cultura reciben el mejor premio, que se traduce en educación y un futuro mejor”.

También agradeció el responsable del grupo editorial Eride, la presencia de Teresa Viejo, a quien le lanzó el siguiente piropo: “Es el espejo donde se miran muchos escritores; es cojonudo, es un espejo tan bonito”, a la vez que agradeció al periodista y escritor Enrique Reyes, “la idea que ha tenido para reunirnos a todos aquí en su Isla”.

Teresa Viejo, que debe aun su fama más a la televisión que a la literatura, pese a que ya lleva escrito cinco novelas, consideró una gran idea debatir de literatura con colegas, porque les ayuda a “salir del ostracismo en el que estamos metido cuando escribimos. Primero nos encerramos y luego nos entregamos al lector; curiosa vocación la nuestra”, comentó Viejo.

Elogió la labor de las editoriales, aunque relató los distintos procesos de un escritor, “de solitario a tutelado”, y lanzó un mensaje para solicitar “más afecto”. “Somos -dijo- un manojito de afectos; cuanto más afecto, mejor nos irá a todos”. Recordó además que la literatura tiene una gran contradicción, “porque cuando terminas de poner la última letra en una novela estas dejan de ser tuyas”.

Haciéndole un guiño a la alcaldesa, justo a su lado, Teresa Viejo relató que “un libro es un proceso de seducción y Güímar seduce” y volvió a agradecer a todos la celebración este congreso, que continúa esta mañana con charlas, música y teatro en la plaza de Las Flores, después de que ayer se sucedieran las conferencias en Pirámides y en distintos colegios.