X
nombre y apellido >

Vasco Núñez de Balboa – Por Luis Ortega

   

Tras siete meses abierta en el Archivo General de Indias y más de ciento cincuenta mil visitantes, concluyó en Sevilla – que celebró su Feria de Abril en mayo – la exposición, La aventura del Mar del Sur, conmemorativa de los quinientos años del avistamiento del Océano Pacífico por el jerezano Vasco Núñez de Balboa (1475-1519), su exploración por los marinos y la conversión en un espacio de comunicación e intercambio entre las comunidades ribereñas. Criado en Moguer, en 1500, y animado por los primeros viajes, se alistó en la flotilla de Rodrigo de Bastidas, navegó por el Caribe y explotó la agricultura en La Española; acosado por las deudas, entró como polizón en una expedición al mando de Fernández de Enciso; sus conocimientos fueron capitales para el asentamiento de Santa María de Darién, primera población creada en Tierra Firme en 1510 y de la que fue alcalde, después de una rotunda victoria sobre los aborígenes y de la destitución del déspota comandante. Más tarde y entre conflictos e intrigas entre aventureros ambiciosos, alcanzó el cargo de gobernador de Veraguas.

En su faceta de explorador de las comarcas aledañas al Istmo de Panamá, donde regularizó el cultivo del maíz, tuvo noticias de un “mar rico en oro”, el Mar del Sur, que navegó por primera vez y recorrió sus fértiles riberas, sin encontrar las riquezas apetecidas, pero si unas “regiones de extraordinaria belleza”. Este episodio fue una de las hazañas más notables de la aventura americana pero no le valió para salvar su vida. Pedrairas Dávila, gobernador de los territorios y, además, su suegro (mediante la boda por poderes que Balboa celebró con su hija Isabel) eliminó a su competidor Balboa “en un juicio viciado, acusado en falso de conspirar contra la Corona y sin oportunidad de defensa”; como señal de autoridad y escarmiento fue decapitado en Acla, cuando sólo contaba cuarenta y cuatro años. Reivindicada por la historiografía, su figura fue el eje de esta muestra, integrada por ciento sesenta piezas – documentos, cartografía original e instrumentos de navegación, ejemplos materiales y estéticos de las pueblos prehispánicos y de los productos naturales de los vastos territorios bañados por el actual Océano Pacífico. El original del Tratado de Tordesillas -distinguido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO- por el que el Papa Borgia repartió el mundo ignoto entre las dos naciones ibéricas, es la pieza más notable de los contenidos que, a partir del verano, recorrerán las capitales bañadas “por el piélago más extenso del planeta”.