X
internacional >

Al menos 25 muertos en un ataque ucraniano contra un hospital

   

EUROPA PRESS | Moscú

Al menos 25 personas murieron en un ataque de soldados ucranianos contra un hospital en la localidad de Krasni Liman, en el este de Ucrania, según denunció ayer el presidente de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Denis Pushilin.

En declaraciones a la cadena de televisión rusa Rossiya-24 recogidas por Interfax, Pushilin confirmó el “asesinato de heridos en el hospital, más de 25 de ellos”. “Y esta cifra podría aumentar”, añadió. Pushilin denunció que lo ocurrido en Krasni Liman es “un descarado crimen de guerra, esto es genocidio”. Por la mañana, el Gobierno ucraniano indicó que la “fase activa” de la operación antiterrorista en el este del país continúa cerca de Slaviansk y reconoció que dos soldados fallecieron y otros 45 resultaron heridos durante la ofensiva contra las fuerzas separatistas prorrusas. “La fase activa de la operación antiterrorista sigue adelante, la limpieza de Krasni Liman está en marcha y los enfrentamientos cerca de Slaviansk continúan”, declaró a Interfax Ucrania el portavoz del Gobierno para esta operación, Vladislav Selezniov.

Según el citado portavoz, en las últimas 24 horas dos soldados ucranianos murieron y otros 45 resultaron heridos. “En lo que se refiere a los milicianos, el número de muertos ronda los 300 y los heridos los 500”, afirmó Selezniov.

Por su parte, la OTAN volvió a reiterar ayer que “la mayoría de las tropas rusas ya se han replegado de la frontera con Ucrania” aunque “varios miles de soldados continúan en las proximidades de la frontera y un grupo no está mostrando todavía señales de abandonar” la frontera.
“El resto parecen estar preparándose para abandonar la zona a corto plazo”, confirmó una fuente militar de la OTAN a Europa Press. La OTAN ha exigido la retirada completa y verificable de todas las tropas rusas situadas en la frontera con Ucrania, que llegó a cifrar en entre 35.000 y 40.000 efectivos.
“La OTAN sigue preocupada por la actividad rusa para apoyar a los grupos armados prorrusos y permitir la entrada de combatientes y armas a Ucrania. Esto tiene que parar”, recalcó la fuente militar aliada.

La Alianza Atlántica también dejó claro que “Rusia debe poner fin a su ocupación ilegal de Crimea” y avisó de que “seguirá revisando su postura de defensa y planes” para garantizar su “capacidad de defender a sus aliados”.

Mientras, los líderes del G-7 pidieron ayer a Rusia durante la cumbre que empezó en Bruselas que negocie con el nuevo presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, y presione a los grupos separatistas activos en el este con el fin de resolver la crisis. No obstante, el G-7 evitará de momento activar nuevas sanciones.

Poroshenko no descarta verse con Putin

- El presidente electo de Ucrania, Petro Poroshenko, señaló ayer que es posible que se reúna esta misma semana con el mandatario ruso, Vladimir Putin, durante los actos de conmemoración del 70 aniversario del Desembarco de Normandía.

- “Tal y como están las cosas ahora, una reunión entre Putin y yo no está prevista, pero no descarto que se pueda producir en un formato u otro”, afirmó Poroshenko, quien por otra parte señaló que el plan de paz en el que trabaja para poner fin a la violencia en el este del país incluiría una descentralización del poder, una amplia amnistía y la celebración de elecciones para un gobierno local.