X
POLÍTICA >

Canarias ya tiene listo un plan contra un gran derrame de petróleo

   
Barco para la realización de sondeos exploratorios de hidrocarburos en aguas profundas. / DA

Barco para la realización de sondeos exploratorios de hidrocarburos en aguas profundas. / DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno canario tiene ya elaborado un plan contra vertidos contaminantes en el mar, adaptado al nuevo riesgo que suponen para las Islas los sondeos y la posible extracción de petróleo frente a Lanzarote y Fuerteventura, y añadido al ya existente que representan los petroleros y buques con cargas peligrosas.

El denominado Plan de Contingencias por Contaminación Marina y Costera de Canarias (Pecmar) ha sido remitido al Gobierno estatal, dado que, para poder ser operativo, se requiere su aprobación en la Comisión Nacional de Protección Civil, según explicó a Teide Radio el director general de Seguridad y Emergencias del Ejecutivo regional, Juan Manuel Santana.

En la introducción del Pecmar se deja patente la necesidad de establecer adicionales medidas de protección adecuada por “los nuevos escenarios de riesgo” que entrañan no sólo las prospecciones autorizadas al consorcio liderado por Repsol ante “la posible existencia de hidrocarburos en el subsuelo marino canario”, sino también las ya autorizadas en aguas de Marruecos.

Para ello, el Gobierno regional también está tomando nota de la experiencia habida en Estados Unidos con ocasión del gran derrame de crudo que afectó a sus costas debido al accidente de una plataforma en aguas profundas del Golfo de México, según explica el comisionado para el Autogobierno, Fernando Ríos, encargado de coordinar la batalla jurídica del Ejecutivo autonómico contra los sondeos de Repsol. El plan recoge la posibilidad de movilizar también a voluntarios de Protección Civil, de colectivos ecologistas y de pescadores. De hecho, se recuerda que, según dispone la Ley de Protección Civil, los ciudadanos mayores de edad “están obligados a colaborar” cuando así lo requieran las autoridades competentes.

En el caso del sector pesquero, el Pecmar destaca que por su gran conocimiento del mar y por sus embarcaciones constituyen “un gran apoyo cuando el vertido se fragmenta y se acerca a la costa”, donde los buques anticontaminación de mayor calado no resultan ya eficaces.

Tres focos de potenciales riesgos de contaminación

-Ruta internacional. El plan diagnostica como “evidente” el riesgo de contaminación “por los continuos vertidos deliberados “ desde buques que en alta mar lavan sus tanques. Además, Canarias está en zona de paso de petroleros en las rutas entre África y Europa, que suponen un peligro para las Islas caso de accidentes.

-Refinería y reparto insular.l Pecmar constata que Canarias presenta una “dependencia total” del petróleo, con un tráfico hacia la refinería de CEPSA en Tenerife para procesarlo y luego repartirlo a las otras islas y a algunos puertos marroquíes, lo que entraña “un riesgo potencial” de vertidos “ imposible de evadir”

-Las prospecciones. El plan contempla los “nuevos escenarios de riesgo” por el interés de las petroleras en buscar hidrocarburos junto a Canarias. En el documento se advierte de que en caso de un derrame, serán los responsables de las plataformas las que deban iniciar la cadena de avisos una vez detecten el vertido.

Steiner: “Con la declaración de impacto, los sondeos son muy arriesgados”

Richard Steiner, exprofesor de la Universidad de Alaska, especialista en conservación marina y asesor de una decena de países en perforaciones en mar abierto, ha informado al Cabildo de Fuerteventura sobre el riesgo que corren las aguas de las islas orientales con la Declaración de Impacto Ambiental que el Gobierno de España acaba de aprobar para Repsol. Steiner explica que las condiciones impuestas por el Ministerio de Medio Ambiente a esta petrolera para sus sondeos “son de hecho tan rudimentarias” que “el proyecto sigue siendo demasiado arriesgado”. Y advierte de que los requisitos ahora conocidos son “terriblemente insuficientes”. “Todo el mundo debe entender que un proyecto de perforación exploratoria en aguas profundas es extremadamente peligroso. Plantea un alto riesgo de una explosión catastrófica. Un reventón de este tipo pondría en peligro todo lo que define las Islas Canarias: medio ambiente, la cultura y la economía. Hemos aprendido esta lección de la manera más difícil en los EE.UU., con el desastre de BP Deepwater Horizont en 2010”, recuerda el especialista canadiense. Steiner señala que “tenía la esperanza de que el Gobierno de España apreciaría la enormidad del riesgo, pero parece dispuesto a colocar a Canarias en riesgo de un derrame de petróleo catastrófico, lo cual es muy irresponsable”.