X
POLÍTICA >

El catálogo de especies ya cumple con la UE, pero no con la legislación española

   
José Miguel Pérez

Imagen de archivo del viceopresidente y consejero de Educación, José Miguel Pérez. | F. P.

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

Los cambios realizados por decreto en marzo de este año en el Catálogo Canario de Especies Protegidas han permitido evitar una sanción de la Comisión Europea a España por vulnerar la Directiva de Hábitats, pero aún el Ministerio de Medio Ambiente considera que incumple la normativa española.

Así lo admitió ayer en el Parlamento el consejero de Sostenibilidad y vicepresidente del Ejecutivo regional, José Miguel Pérez, quien precisó que el Gobierno central volvió a advertir en abril que en la Ley 4/2010, reguladora de este catálogo, “hay artículos que tropiezan con la legislación básica del Estado”, como la categoría “de interés para los ecosistemas canarios”, con la que se salvaguarda una especie dentro de un espacio natural protegido pero no fuera de él, así como el supuesto de “razones de interés público prioritario” en caso de obras.

Pérez, que compareció a petición de Nueva Canaria (NC) abogó por implantar nuevos “criterios de evaluación” con procedimientos “dinámicos y cambiantes”, que tengan rango inferior a una ley, pues el propio Ministerio pide “fórmulas jurídicas más flexibles”. En esta línea, José Miguel González (CC), tachó de “innecesaria” una nueva ley para el catálogo.

No lo ve así Román Rodríguez (NC), que reclamó cambiar la Ley 4 /2010 como única manera de dar al menos el mismo nivel de protección que la estatal. “No se puede ser ecologista sí y al día siguiente no; no se puede ser ecologista para el petróleo y no para el puerto de Granadilla; y no se puede ser más demócrata que nadie pidiendo una consulta popular sobre los sondeos y luego no querer reformar el antidemocrático sistema electoral”, espetó a PSOE y CC.

También el PP, por boca de María Guerra, acusó a Pérez de “enarbolar la bandera verde cuando le interesa, pues la única sostenibilidad que le preocupa es su propia sostenibilidad y la del señor [Paulino] Rivero”.