X
sucesos>

Cinco detenidos y seis imputados por la venta de contratos falsos en Tenerife

   
Documentos falsos incautados por la Policía. | DA

Documentos falsos incautados por la Policía. | DA

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

Agentes de la Policía Nacional adscritos a la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Santa Cruz de Tenerife han procedido a la detención de cinco personas y la imputación de otras seis por vender contratos falsos que podían llegar a los 2.000 euros, por lo que han sido acusados de un presunto delito de falsificación de documentos.

El principal implicado en la denominada operación Pinzón, desarrollada en colaboración con la Inspección Provincial de Trabajo y la Tesorería General de la Seguridad Social, es nacionalidad española y el resto de nacionalidad nigeriana y senegalesa, según un comunicado del Cuerpo Nacional de Policía.

Las investigaciones comenzaron en septiembre del pasado año al detectarse que varios extranjeros solicitaban su regularización o la renovación de sus autorizaciones de residencia mediante una serie de contratos con una empresa que carecía de actividad aparente.

Esta empresa estaba relacionada con otras mediante el principal implicado, que valiéndose de su posición de administrador, llevaba a cabo estas contrataciones simulando la prestación de servicios de mantenimiento y limpieza a comunidades de propietarios, de cuidado de personas de la tercera edad o como personal de oficina.

A cambio, los beneficiarios debían pagar las cuotas de la Seguridad Social y una cantidad variable, que podía llegar a los 2.000 euros, dependiendo de la duración del contrato solicitado.

Además de ofertar sus servicios a extranjeros, el principal implicado también vendía contratos y nóminas a ciudadanos españoles que, gracias a los días cotizados de forma fraudulenta, lograban percibir prestaciones y subsidios por desempleo.

Estas actividades se desarrollaban principalmente en la zona de Santa Cruz de Tenerife y en el Sur de la isla, en este último caso gracias a un intermediario de nacionalidad senegalesa que ofrecía estos servicios.

En algunos de los casos, el cabecilla de esta operación se apropió de las cantidades abonadas por sus clientes para cubrir las cuotas de la Seguridad Social, llegando a acumular deudas con la misma de hasta 40.000 euros.

Los beneficios obtenidos por estas actividades ilícitas fueron de unos 48.000 euros, 8.000 euros en la venta de contratos y 40.000 euros en deudas a la Seguridad Social. Los detenidos en unión al atestado instruido fueron remitidos a la Autoridad Judicial.