X
tenerife >

El Consorcio de Bomberos de la Isla, guardián de las ciudades Patrimonio

   
jose antonio valbuena

El consejero del área de Vivienda, José Antonio Valbuena. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

La protección de las ciudades Patrimonio de la Humanidad y la puesta en marcha de medidas que permitan prevenir y afrontar con garantías incendios en estos cascos urbanos, que presentan características urbanísticas especiales, es una preocupación tanto para las administraciones responsables, como para los cuerpos de lucha contra incendio y para los propios ciudadanos, que están concienciados de la necesidad de proteger estos espacios singulares de gran valor cultural e histórico.

El Consorcio de Bomberos de Tenerife encabeza desde 2011 un proyecto para avanzar en esta línea y ha liderado la elaboración de un Manual de Buenas Prácticas, pionero en Europa, destinado a preservar y a proteger a las ciudades Patrimonio de la Humanidad, como San Cristóbal de La Laguna, de futuros incendios.

El documento, que será presentado en julio en La Laguna, es el resultado de dos años de intenso trabajo y debate interno en el que los responsables del Consorcio se han tenido que coordinar con representantes de nueve ciudades europeas declaradas Patrimonio de la Humanidad por Unesco.

Su desarrollo se enmarca en las acciones de cooperación internacional que el Consorcio de Bomberos ha emprendido en los últimos años, consciente del valor que aporta el intercambio de experiencias con otros cuerpos de seguridad y emergencias de otros países.

Bajo el nombre de Heritprot, el proyecto está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER y su puesta en marcha ha sido posible gracias al programa de INTERREG IV, después de que la Unión Europea lo seleccionará entre más de 350 proyectos presentados.

José Antonio Valbuena, consejero de Cooperación Municipal, Vivienda y Seguridad del Cabildo de Tenerife, asegura que se trata del primer proyecto de estas características que se concede a una institución de Tenerife y de Canarias, lo que sitúa al Consorcio Insular de Bomberos en una posición destacada en Europa.
Según él mismo explica, la elaboración del Manual de Buenas Prácticas ha supuesto un auténtico reto, “ya que tuvimos que partir de cero y coordinar los intereses de varias ciudades europeas que, pese a compartir la condición de Patrimonio de la Humanidad, tienen particularidades e intereses distintos”.
Colaboraciones
Además del Consorcio de Bomberos de Tenerife, que participa en representación de la ciudad de La Laguna, en Heritprot han colaborado autoridades regionales así como instituciones de protección civil y combate de incendios de otras ocho ciudades europeas como son la ciudad española de Cuenca, Sighisoara (Rumanía), Riga (Letonia), Varsovia (Polonia), Vilnius (Lituania), Holloko (Hungría), Liverpool (Reino Unido) y Angra do Heroísmo (Portugal).El consejero insular de Seguridad explica que, hasta ahora, no existía un manual de estas características en Europa. “Ni siquiera grandes ciudades con un patrimonio histórico y artístico muy importante, como París o Florencia, disponen de plan específico de prevención de incendios que integre a todo el casco antiguo de la urbe”, añade.
Consciente del valor añadido que aporta Heritprot en la protección de ciudades Patrimonio de la Humanidad, la Unión Europea se ha referido a él como un modelo de buenas prácticas.

La idea del proyecto surgió a raíz del incendio acaecido en 2006 en la sede de El Obispado de La Laguna, cuando se pusieron de manifiesto los problemas específicos que ciudades como La laguna ofrecían para la actuación de los servicios de urgencias.

En este contexto, José Antonio Valbuena destaca el importante desafío que suponen los incendios en los edificios con valor histórico artístico para los servicios de bomberos y de rescate en todo el mundo, “no sólo por la pérdida o daño de valor histórico, sino también por las dificultades en la lucha contra incendios y salvaguarda de las obras de arte”.

Recuerda que tanto el diseño de los edificios como los materiales de construcción, la distribución en planta y la carga térmica de las construcciones antiguas, como las que imperan en el casco antiguo de La Laguna, son elementos y características que propician una propagación rápida y descontrolada del fuego.
A lo largo de últimos dos años, los socios de Heritprot han organizado diversos seminarios y acciones conjuntas, dirigidas tanto a la elaboración del Manual de Buenas Prácticas, como a sensibilizar, difundir y formar a las autoridades locales y a los ciudadanos que conviven en cada ciudad, acerca de cómo prevenir posibles situaciones de riesgo y actuar en caso de incendio. “Nuestro objetivo -explica José Antonio Valbuena- es conseguir que todas las personas que viven o trabajan en el caso de La Laguna estén perfectamente informadas sobre cómo actuar y cómo comunicar las incidencias que se produzcan para alcanzar la máxima eficacia en el supuesto de que haya que intervenir por incendio”.

Ejemplo de cooperación

En los últimos años, el Consorcio de Bomberos de Tenerife ha formado parte activa de diversos proyectos de cooperación financiados con fondos europeos que han contribuido a potenciar su papel en Europa como una institución valedora y garante de la seguridad y prevención en incendios y le han permitido impulsar su cualificación y dotación tecnológica en la lucha eficaz contra los efectos devastadores del fuego.

Bajo el nombre de proyecto Bombergis, el Consorcio colaboró en 2012 con los servicios regionales de Protección Civil y Bomberos de Azores y Madeira para la aplicación de un sistema de información territorial de apoyo a las actuaciones de intervención en la lucha contra incendios que permite obtener datos cruciales del lugar donde se produce la emergencia, como son la localización de hidrantes o sobre la existencia de inmuebles que precisen especial protección. La aplicación de este dispositivo o navegador, con el que cuentan 49 vehículos de la flota de Bomberos, supuso una mejora sustancial de los momentos de respuesta a la hora de localizar y actuar en los lugares de sucesos y contribuyó, en gran medida, a mejorar la eficacia en las actuaciones.

En esta misma línea, y dentro del proyecto Formared, desarrollado en colaboración con Senegal y Cabo Verde, Bomberos de Tenerife presentó este año el primero Puesto de Mando Avanzado (PMA) del cuerpo, dotado con lo último en tecnología y un diseño exclusivo que facilita su uso en la coordinación del operativo de bomberos y en la prestación de apoyo logístico en cualquier situación de emergencia que se declare en la Isla. Su adquisición ha supuesto una inversión total de 146.000 euros, de los que el 85% corresponden a fondos europeos y el otro 15% ha sido financiado por el Consorcio de Bomberos de la isla de Tenerife.