X
sociedad>

Crecen el 30% las asistencias por drogadicciones en el Archipiélago

   
La cocaína sigue siendo la sustancia más consumida en las Islas. | DA

La cocaína sigue siendo la sustancia más consumida en las Islas. | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Más personas atendidas y cada vez más jóvenes. Esa es la principal conclusión que se extrae de la memoria de 2013 de la Fundación Cesica Proyecto Hombre Canarias, institución de referencia en el Archipiélago en el campo de la asistencia a las drogodependencias, y a la que ha tenido acceso este periódico. Esta revela que las atenciones realizadas por los profesionales de la entidad crecieron un 30% respecto al ejercicio anterior, pasando de 450 a 606, la mayor parte de ellos adultos varones de 31 años policonsumidores.

En la orilla opuesta, según los datos del citado informe, en el Programa de Adolescentes Proyecto Hombre atendió a menos jóvenes que en 2012, pasando de 217 a 124 chicos. Además, 1.054 familias recibieron algún tipo de ayuda o asesoramiento y 4.832 estudiantes isleños participaron en los distintos programas de prevención escolar, familiar y comunitaria con los que cuenta la organización.

En cuanto al perfil del usuario, se trataba de hombres (76,8%) adictos a la cocaína, sobre todo, y el alcohol, desempleados y con estudios hasta la primera etapa de la Secundaria. En general, la mayoría de las personas que acuden a este recurso viven con sus padres o familia de origen (36,2%); en cambio, un 15,7% viven solos, un 15,5% residen con sus parejas e hijos y un 9% se encuentran en situación de exclusión social.

Según exponen desde Proyecto Hombre Canarias, sigue siendo la familia biológica la que se hace cargo de los pacientes que acuden a solicitar ayuda a la entidad, aunque en el último año aumentaron las personas que viven solas y sin apoyo familiar. “Se han detectado familias que han tenido que regresar con sus padres, bien porque no pueden afrontar los gastos económicos básicos (alquiler, agua, luz, etc), porque se encuentran en situación de desempleo o porque la pareja se ha separado y no tienen posibilidades de mantenerse solos”, recalcan desde la organización, quienes insisten en que, “a su vez, la familia de origen también está en situación de desprotección, ya que un amplio número son pensionistas (ya sea por jubilación o invalidez), que con cuantías pequeñas tienen que mantener a varios hijos con sus respectivas familias”. En el informe elaborado por los técnicos y especialistas de la Fundación Cesica se expone que en el Programa de Adolescentes fueron atendidos 124 jóvenes, la mayoría varones (74,4%) adictos al cannabis (83,7%) y, en menor medida, a las benzodiazepinas y la cocaína. “Hemos observado un aumento del 10% en cuanto al número de mujeres, lo que es positivo, ya que históricamente siempre ha resultado más difícil que las mujeres soliciten ayuda o acudan a estos recursos”, arguyen en la fundación, donde recuerdan que el 74,4% está estudiando u opositando, mientras que el 11,6% está parado y no ha trabajado nunca.Un pilar fundamental en Proyecto Hombre es el papel protagonista de la persona durante todo el proceso, haciéndole el principal actor durante el tratamiento. La metodología de trabajo individual de los programas de Atención y Prevención, “nos permite adaptarnos a la realidad de cada persona, teniendo en cuenta sus características personales, familiares y sociales”, destacan en la entidad de ayuda contra las drogadicciones, donde concluyen que “el soporte del grupo de autoayuda complementa la ayuda individual”.

La cocaína, el alcohol y la marihuana reemplazan al ‘crack’ y la heroína
La memoria de 2013 de Proyecto Hombre Canarias revela que la mayoría de las personas que solicitan ayuda en estos recurso son policonsumidores, de cocaína y alcohol principalmente. Cuando la vía de consumo de cocaína es fumada, el recorrido toxicológico suele caracterizarse por consumos de varias sustancias. Cuando la vía de consumo de cocaína es esnifada, son usuarios más exclusivos de una sola droga, en el caso de la cocaína, acompañada de abuso de alcohol o consumo de fines de semana.
La sustancia principal por la que se solicitó tratamiento durante el pasado año siguió siendo la cocaína, con un 34,3%; pero la tendencia en cuanto a la adicción a estas drogas ha variado notablemente. Así, en años anteriores el crack y la heroína se situaban también como sustancias principales, esta variable va cada vez más en disminución, mientras el consumo de alcohol aparece como factor mayoritario por el que se demanda ayuda. Ello a pesar de que este no está tan penalizado socialmente como otras sustancias, además de ser una droga de fácil acceso y su coste es mínimo, si lo comparamos con la cocaína. Por esta razón, a pesar de existir un abuso o dependencia del mismo, normalmente la persona adicta no la señala como sustancia principal. En cuanto al consumo de cannabis, ha aumentado durante los cinco últimos años un 10%, solicitando tratamiento exclusivo por el abuso de esta sustancia.
A los 17 años inician el consumo
La edad de inicio en el consumo se mantiene igual que en periodos anteriores, y actualmente en el Archipiélago se sitúa en torno a los 17 años. “El descenso en la edad media de los pacientes está relacionada con la reestructuración en cuanto a requisitos de entrada en los programas de adultos, ocasionado por el cierre del Programa de Adolescentes NOVA en 2012”, exponen desde Proyecto Hombre, donde explican que “por este motivo hemos reducido la edad de entrada a los 18 años (en vez de los 23), con lo que nos hemos encontrado perfiles más jóvenes que en años anteriores, susceptibles de un programa de prevención como era el NOVA”.