X
sin pelos en las teclas >

Hablar sin mentir – Por Cecilio Urgoiti

   

En Podemos seguramente están satisfechos y es lo que trasluce. Estoy convencido de que piensan mucho en ese gran paso que han dado, pero ojo, los votos no dan para más que lo ya dicho, o sea la alegría del momento. Lo que sí entiendo necesario es que sepan aprovechar la ilusión intensificada, tras muchos años de pérdida de la utopía, que sí ha sabido impulsar el Círculo Podemos. Un porcentaje del 18% alcanzado por IU y Podemos es fantástico. Despierta ilusión, la ilusión de ver cómo los sueños de la gente se pueden convertir en realidad. Lo que hemos vivido estos días no ha sido un espejismo electoral. Ha sido dar al pueblo español un impulso, necesario para entender que solo es el pueblo el que puede y debe hacer vivaz la política y poder asegurar un crecimiento de esa formación. Pero cuidado, alegrías las justas. Muchos de los votantes de Podemos, ha sido de Izquierda Unida. Solo tenemos que dar una ojeada a las encuestas previas y luego a los resultados reales. La abstención no se ha movido sino un punto y Podemos daba en las encuestas un diputado, con muchas dudas. Por tanto, la valoración de los votos de izquierda deben hacerse con IU y Podemos, dentro de estas Elecciones Europeas donde la circunscripción es única y el dato es bueno. Ahora queda un trabajo de campo muy cerca de la calle e ir pueblo por pueblo, pues las circunscripciones en las locales, autonómicas y luego generales es harina de otro costal.

Sé que Podemos e IU cuentan con una muy buena herramienta, que son las redes sociales y que mucho más Podemos que la Izquierda Plural las dominan y saben usarlas muy bien, pero esto el Gobierno está dispuesto a intervenirlo y empezar a legislas sobre la materia. La gente de Podemos ya se ha metido mano a la obra y ha empezado a impulsar los Círculos. La otra cara de este proceso electoral la está viviendo el PSOE. Rubalcaba ha dimitido y al saltar el Secretario General cae el resto en cascada. La solución pasa por hacer callar, primero a Felipe González y luego al resto. Pasa por cambiar esa socialdemocracia, inspirada por el fundamentalismo capitalista o ,cambiar la casta que se ha instalado muy cómodamente en el seno del partido. Hay que mirar al pueblo a la cara sin ningún engaño, regla número uno. Por cierto, dejen de vender que en Andalucía les ha ido bien; han perdido 325.000 votos.