X
tribuna>

Historia del Parlamento – Por Fátima Hernández

   

Ubicado en la calle Teobaldo Power de Santa Cruz de Tenerife, el edificio del Parlamento de Canaria fue proyectado por el Arquitecto Provincial Manuel de Oraá en 1883. Desde que se construyera para albergar a la Sociedad Musical Santa Cecilia hasta su presente uso como Cámara Legislativa, ha servido para los usos parlamentarios actuales y como sede de la Diputación Provincial, la Mancomunidad de Cabildos y la Audiencia Provincial. En diciembre de 1982, el Parlamento Provisional de Canarias se instaló en este edificio y compartió, durante los dos años, sus instalaciones con el Conservatorio de Superior de Música y Declamación. Tras este período, el Conservatorio fue traslado a un edificio de nueva planta, fuera del casco histórico, y el señero edificio se convirtió en sede definitiva y exclusiva del Parlamento de Canarias. Con el fin de adaptarse a sus nuevos cometidos, ha experimentado numerosas remodelaciones y ampliaciones a partir de diversos inmuebles que rodean el núcleo central por las Calles Castillo y Juan Padrón. El Parlamento de Canarias contiene una amplia colección de obras de César Manrique, Pedro González, Martín Chirino, Lola Massieu, Felo Monzón, Pepe Dámaso, Félix Bordes, Miguel Arocha, José Abad, entre otros, y curiosidades como el plano original de la fachada realizada por el arquitecto Oraá. En el Salón de Plenos y flanqueando el dosel de la Presidencia y Mesa del Parlamento, se encuentran dos grandes lienzos de principios del siglo XX, firmados por Manuel González Méndez y en los que se representa la Conquista de Canarias por la Corona de Castilla. la bóveda está pintada por un fresco alegórico a la Música en el que trabajaron los artistas tinerfeños Manuel Verdugo, Francisco Bonnin, Diego Crosa y Romero Mateos. También destaca en la Sala Constitución de 1978 una gran marina del Puerto de Santa Cruz de Tenerife firmada por Esteban Arriaga. Los retratos de los políticos que han sido titulares de la cámara se exponen en la Sala de los presidentes. Pepe Abad está presente con sus alegoría de las Islas Canarias en la entrada de la sede administrativa. La espiral que se aprecia en las esculturas de Martín Chirino del patio y del tejado (ésta creando un gran arco) constituye el símbolo del Parlamento y se dicha denomina Sueños Canarias 2000.