X
maldito parné >

El nuevo Adán Martín – Por María Fresno

   

Tras una hora y media de conversación con Carlos Alonso, una sale del despacho de la Presidencia del Cabildo de Tenerife convencida de hallarse ante una versión 2.0 de otro dirigente tinerfeño que ocupó ese mismo despacho durante doce años, entre 1987 y 1999. Me refiero a Adán Martín. En medio, por supuesto, la relevante etapa de Ricardo Melchior, mentor de Alonso y protagonista de un elegante paso en beneficio de su sucesor y quién sabe si también de Tenerife. Pero hay un rasgo común entre los dos presidentes que no me resisto a comentar: la obsesión por tener un proyecto estratégico para la Isla. Martín lo planteó desde su formación de ingeniero, a través de decisiones relacionadas con el transporte y el territorio: comunicaciones (aéreas y marítimas) y planificación del uso del suelo, iconos insulares destinados a inaugurar para Tenerife una nueva era de modernidad. Alonso, economista de sobresaliente, se centra en la ciencia lúgubre y lo hace además a tono con los tiempos, pues lo primero que se pide a un gobernante hoy es, como mínimo, que sea un aceptable gestor económico. Carlos Alonso, sin duda uno de los políticos canarios académicamente más cualificados de las últimas décadas, ha hecho suya la bandera de la política anticíclica, aun en una situación financiera que no es buena por la hiperactividad gestora del Cabildo, que ha decidido utilizar sus presupuestos para generar iniciativas, muchas acertadas, otras no tanto, pero siempre dándole un enfoque ambicioso. El dinero público está para ser utilizado, no para tenerlo en el banco, en eso estarían de acuerdo siempre Martín, Melchior y Alonso. “Desde que llegué al Cabildo siempre he lanzado el mismo mensaje: Isla exterior, Isla autónoma e Isla conectada”, me dijo en la entrevista publicada hace una semana por este periódico. “Yo no tengo el concepto que tenía Adán, en relación a que todo tiene que estar encajado como piezas de un puzle. Yo creo más bien en la capacidad estructurante de proyectos singulares”, respondió al ser preguntado sobre sus semejanzas con el recordado dirigente de CC. Alonso es muy prudente. Pero dentro de la nueva ola de políticos nacionalistas (ha hecho bien CC en elegirlo candidato) es sin duda el que pone mayor acento en una acción reformista, articulada en torno a políticas concretas y no en gestos para la galería. Si eso le convierte en el nuevo Adán Martín, ya lo dirán el tiempo y los votantes. Por el momento se puede decir que tiene un relato sobre la Isla y lo ha logrado en tiempo récord.

@MariaFresno72