X
POLÍTICA >

El Parlamento entrega las llaves de la hipotecada Ley de Vivienda

   
La consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda, Inés Rojas, en el Parlamento. | SERGIO MÉNDEZ

La consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda, Inés Rojas, en el Parlamento. | SERGIO MÉNDEZ

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Los cimientos se colocaron en mayo de 2013, con el inicio de la tramitación urgente, y la primera piedra se puso el 8 de noviembre, cuando el Consejo de Gobierno acordó remitir al Parlamento el proyecto de modificación de la Ley de Vivienda de Canarias de 2003. La Cámara regional entregó ayer las llaves de una normativa hipotecada por el peso de un recurso de inconstitucionalidad que está al caer.

Del texto no se han borrado los preceptos por los que han sido suspendidas, de momento cautelarmente, las iniciativas de Andalucía y Navarra. El documento encuadernado con las manos del bipartito (CC-PNC-CCN y PSOE), la abstención del Grupo Mixto y el carpetazo del PP mantiene la expropiación temporal de inmuebles a entidades financieras y la creación de un registro de viviendas vacías. 

En la antesala del salón de plenos, la consejera Inés Rojas anticipó la celebración de una ley “histórica” que incorpora la figura de la mediación del Ejecutivo en la dirección de evitar los desahucios -razón nuclear de la reforma- por la vía del alquiler social. En un último escalón, el uso de la casa será expropiado durante un periodo máximo de tres años con el consiguiente pago de un justiprecio al banco del que es propiedad.

A efectos de la declaración del interés social de la vivienda para cobijar a las personas “en especiales circunstancias de emergencia social”, se entenderá que existe un supuesto de extrema vulnerabilidad si el lanzamiento implica a familias con menores de edad, mayores dependientes, personas con discapacidad, víctimas de violencia de género o desempleados sin derecho a prestación alguna.

“Esto no perjudica a nadie, ganamos todos”, comentó Rojas a la prensa. “¿Para qué quieren los bancos viviendas cerradas? Es mejor tener inquilinos aunque te paguen un precio asequible adaptado a las circunstancias”.

Según los cálculos reflejados en la exposición de motivos, el parque de viviendas vacías en Canarias supera el número de 130.000, “con evidentes dificultades para salir al mercado”. De ahí que, subraya la flamante ley, “no parece lógico que las políticas públicas en materia de vivienda se centren en el régimen de protección oficial”. Se precisa, por lo tanto, “arbitrar medidas que favorezcan la efectiva ocupación a fin de satisfacer las necesidades habitacionales”. De hecho, en el Instituto Canario de la Vivienda están censados más de 32.000 demandantes.

A partir de la entrada en vigor de la ley, la persona beneficiaria quedará obligada al pago a la Administración expropiante de una cantidad en concepto de contribución al justiprecio, en una cifra no superior al 25% de los ingresos de la unidad familiar que conviva en la vivienda ni mayor a la compensación.

Entre las enmiendas aceptadas en el debate definitivo no hay ninguna del PP. Su portavoz, Felipe Afonso, profirió que es “una pantalla para intentar tapar la incompetencia del Ejecutivo”. Al grupo popular no le cabe la menor duda de que la ley es “inconstitucional” y una “chapuza”. Si bien comparte la filosofía que inspiró su redacción, Román Rodríguez (NC) cree que la Ley de Vivienda es una “ruina” y presagia que va a ser desahuciada.