X
POLÍTICA >

Plantón de los presidentes de los cabildos al Parlamento de Canarias

   
Las sillas vacías de los presidentes de los cabildos, ayer en la comisión del Parlamento canario. / FRAN PALLERO

Las sillas vacías de los presidentes de los cabildos, ayer en la comisión del Parlamento canario. / FRAN PALLERO

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

Los presidentes de los cabildos habían avisado y lo cumplieron. Ayer dieron el plantón al Parlamento de Canarias en una comisión que tiene su razón de ser precisamente en escuchar a estas corporaciones. Los siete gobernantes insulares protestaron así por sus desencuentros con el Gobierno canario sobre dos iniciativas que suponen modificar de un plumazo una treintena de leyes por el procedimiento abreviado.

Todos los grupos lamentaron lo ocurrido y el propio presidente de la Cámara, Antonio Castro, aseguró que el de ayer fue “uno de los días más tristes” en su larga trayectoria parlamentaria. “No hay excusa que valga para cuestionar un órgano democráticamente elegido y que representa a la soberanía popular”, remachó, al tiempo que instó a la responsabilidad institucional.

La comisión se celebró de todos modos, y en ella el consejero de Economía y Hacienda, Javier González Ortiz, explicó el proyecto de ley de medidas tributarias, administrativas y sociales, y a continuación Domingo Berriel, titular de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial, hizo lo propio con la futura ley de armonización y simplificación en materia de protección del territorio y de los recursos naturales.

Al inicio, se leyó un escrito de la Federación Canaria de Islas (Fecai) en el que los presidentes de los cabildos comunicaban su decisión de no asistir y la petición de una reunión urgente con el jefe del Gobierno canario y los consejeros de Presidencia, Hacienda, Servicios Sociales, Empleo, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

El reproche a esta actitud fue unánime en la comisión, aunque con matices. Román Rodríguez (Nueva Canarias) afeó a los mandatarios insulares que “confundan el Parlamento con el Gobierno” para esta “llamada de atención a una política de imposición a los cabildos”. En este sentido, reclamó al Ejecutivo que retire el proyecto de ley de armonización porque “lía en lugar de simplificar las cosas” y tiene en contra a cabildos, colegios profesionales y al Consejo Consultivo, que ha cuestionado “casi todos” sus artículos y algunos los ve inconstitucionales. Desde el PSOE, Emilio Mayoral, fue más expresivo: “El Parlamento no merece este ninguneo. Nos han querido dar una patada en el culo a nosotros, queriéndosela dar al Gobierno canario”. Por CC, José Miguel Ruano, se quejó de en su escrito los cabildos no aclararan las razones de su inasistencia. Y Jorge Rodríguez (PP) opinó que los presidentes insulares “han desenfocado el destinatario” de su protesta, pues “el Parlamento no tiene nada que ver con el Gobierno canario”.

Por su parte, el presidente del Cabildo tinerfeño, Carlos Alonso, en declaraciones recogidas por Europa Press, explicó que ayer quisieron dar un “toque de atención” para que se tengan en cuenta las opiniones de los cabildos y criticó que no se suspendiera la comisión cuando a fines de la semana la dio por anulada el presidente del Parlamento.