X
DEPORTES >

Una prueba de lujo contra el olvido

   
<
>

FOTOS DA

JOSÉ DAVID SANTOS | Artenara (Gran Canaria)

La imagen imponente de las cumbres del centro de Gran Canaria es una de las tarjetas de presentación de Artenara. A los pies del municipio se dibuja un paisaje que llevó a Miguel de Unamuno a expresar su admiración con una frase grabada en piedra en uno de los miradores del pueblo: “¡Qué sueños el de la vida sobre aquel abismo pétreo”. Entre esos valles y cimas de vértigo se desarrolla desde hace años una carrera por montaña que el pasado fin de semana volvió a convertir al municipio grancanario en el epicentro del trail running en el Archipiélago. Más de 600 inscritos en las tres distancias y diversas actividades paralelas transformaron a Artenara y sus caminos en un espectáculo deportivo que llevó a la zona a más de 2.000 visitantes. La perfecta organización de Arista y la implicación de todos los vecinos de la localidad hacen de esta carrera una cita especial. Amén de ser parte del circuito de la Copa y Campeonato de Canarias de Carreras por Montaña bajo el auspicio de la Federación Canaria de Montañismo, la Artenara Trail reúne los elementos que hacen de este deporte algo tan diferente como atractivo.

Desde primera hora de la mañana del sábado, los poco más de 1.200 habitantes -censados, que no residentes- se vieron invadidos un año más, y ya van cinco, por centenares de personas dispuestas a gozar y sufrir por los distintos trazados que la organización buscó entre los montes y senderos del lugar. Uno de los aciertos de Arista -empresa que también se hace cargo de la Transgrancanaria y de la Haría Extreme, entre otras pruebas- es la búsqueda de rutas atrayentes en las que se mezcla la dureza técnica y alto desnivel con trazados y kilometrajes accesibles para distintos niveles de forma y experiencia. Así, desde las 9.00 horas, que arrancó la categoría reina de 30,5 kilómetros y la Starter de 10 kilómetros, -a las 9.30 partió la Medium de 16 kilómetros- hasta bien entrada la tarde, toda la vida de Artenara giró en torno al trail running.

Pese a las altas temperaturas, las sonrisas de todos los que llegaban a meta demostraban que, una vez más, una carrera por montaña suponía para muchos de ellos un reto de superación personal más que una competición. Hubo imágenes de esas que se repiten en tantos arcos de llegada, como la del padre o madre que entra acompañado de sus hijos a meta tres o cuatro horas después de que la cruzara el ganador; o la de los que miran al cielo satisfechos de acabar, de simplemente acabar, una carrera que parecía tan compleja sobre el papel; o la de una joven que descubre, en su primera experiencia, que es capaz de superar sus miedos y, con la piel de gallina, darse cuenta de que ha descubierto una nueva pasión.

Pero, sin duda, quien más gana con la Artenara Trail es Artenara. Su alcalde, Jesús Díaz, y su concejal de Deportes, Antonio Medina, nos explicaban la importancia de este evento que “está hecho con cariño, pero también con mucha profesionalidad” porque “es muy importante para nosotros; de ahí la apuesta tan fuerte por seguir adelante”. Y es que el gran problema del municipio es su relativa lejanía y, sobre todo, su despoblamiento paulatino. Sin embargo, acciones como la Artenara Trail sitúan en el mapa a la localidad y abre la puerta a un futuro más atrayente. Los que van a correr por primera vez se llevan la grata sorpresa de descubrir la inmensidad de sus ventanales naturales a un paisaje que impresiona; sus casas cueva con museo incluido -y una voluntaria impagable como guía-; el pan de papa y la miel de cumbre; las casas de turismo rural que tratan de impulsar una nueva vía de negocio; o ese atractivo visual rotundo que impresionó a un Unamuno al que rinden honor en uno de sus hermosos rincones. Quizás, ahí esté, también, la magia de las carreras por montaña: descubrir y poner en valor lugares como Artenara para que no caigan en el olvido.

Zaid, intratable

En el plano competitivo la última edición de la Artenara Trail fue un éxito. Zaid Ait Malek se impuso, al igual que el año pasado, en la prueba reina. El marroquí repitió triunfo mostrando estar en plena forma y parar el crono en 2 horas y 45 minutos (02:45:26). Zaid, al no estar federado en Canarias, no opta a la Copa de Canarias, liderazgo que recae ahora en el segundo clasificado, Yeray Durán (02:52:14). Efrén Segundo cerró el podio con un tiempo de 02:54:37. En categoría femenina, Yaiza Herrera lideró la carrera la mayor parte del recorrido, aunque fue Yurena Castrillo la que se hizo con el primer puesto tras parar el crono en 03:44:33. Segunda fue Sarah Eriksson (03:59:09) y tercera la citada Herrera (04:05:25). Además de la Artenara Trail de 30,5 kilómetros y 2.450 metros de desnivel positivo, también se llevó a cabo una nueva modalidad Medium de 16 kilómetros y 1.234 metros de desnivel positivo. En categoría masculina el ganador fue Daniel Navarro (01:40:51), seguido de Roberto García (01:41:00) y Marcos Javier Ramírez (01:45:20). En categoría femenina venció Ana Panahí (02:09:59), seguida de Yesica Alemán (02:13:41) y Ana María Cascales (02:27:15). Tan solo 53 minutos necesitó José Daniel Vega para recorrer los 9,6 kilómetros que separaban la salida con el arco de meta en la prueba Starter. En féminas, la ganadora fue Ana Begoña González. La Artenara Trail, además fue este año pionera en la inserción de una crono-vertical en la modalidad Trail. Con tres kilómetros y 650 metros de desnivel, el Gran Premio Hoka Crono Vertical fue para Yaiza Herrera (00:43) y Zaid Ait Malek (00:28).