X
debate sobre las prospecciones petrolíferas

Rivero solicitará una reunión con Felipe VI para contarle lo que pasa

   

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

La comunicación del Gobierno de Canarias al Legislativo sobre su negativa a las prospecciones petrolíferas propició ayer el anuncio de que el presidente, Paulino Rivero, solicitará una entrevista con Felipe VI a partir del 20 de junio, una vez proclamado, el día 19, rey de España en sustitución de don Juan Carlos.

Además de la cita con el jefe del Estado, hoy todavía príncipe, Rivero concertará sendas reuniones con Isidre Fainé y Manuel Manrique, que son los máximos directivos de CaixaBank y de Sacyr, los accionistas principales de Repsol. Por intentarlo que no quede. Es más, cuando el Ministerio de Industria concrete las autorizaciones de los sondeos, registrará un recurso con la finalidad de que se suspenda cautelar mente ese trámite.

Al inaugurar el pleno extraordinario, Rivero se saltó las ocho páginas del escrito remitido al Legislativo para trasladar un “contundente” alegato: “Los canarios no queremos un horizonte lleno de pozos petrolíferos ni vivir en un mar de codicia”.

En la vespertina sesión parlamentaria, se demostró a chorros que el petróleo es una fuente inagotable de riqueza política. Dos días después de la “masiva” o “insignificante” protesta del sábado, unos y otros defendieron sus postulados con energía.

Se veía venir. Los diputados de Coalición Canaria exhibieron su rechazo a los planes del ministro José Manuel Soria, “vocero de Repsol”, con corbatas blancas o negras y manos estampadas del color opuesto. Las diputadas del grupo nacionalista lucían pegatinas alusivas a la “marea ciudadana” contra los sondeos autorizados en localizaciones relativamente próximas a las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Solo una mujer del PSOE se atrevió a desafiar el protocolo.

En la tribuna de oradores, el mandatario canario pregonó que más de cien entidades sociales y científicas de todo el mundo, veintisiete partidos políticos, doce organizaciones empresariales y “miles de canarios en la calle” se han expresado “rotundamente” en contra de que las aguas del Archipiélago se conviertan en un “campo petrolífero”. A ello añadió las 11.000 alegaciones al expediente y a la declaración de impacto ambiental. “El mensaje de la gente que acudió masivamente a posicionarse en contra del petróleo ha sido claro y contundente. “Han hablado alto, claro y con una sola voz”, profirió Paulino Rivero.

En relación al referéndum propuesto, las autoridades autonómicas aguardan una respuesta que desean que sea “positiva”. De no ser así, el Ejecutivo regional “articulará los mecanismos pertinentes en el marco de la estricta legalidad” para frenar la “agresión” con las armas de la “dignidad” y de “unos valores que no están en venta”. El documento objeto de debate recuerda que, el 21 de diciembre de 2001, el Consejo de Ministro encabezado por José María Aznar aprobó un real decreto que concedía a Repsol los permisos para buscar hidrocarburos frente a Lanzarote y Fuerteventura. Entonces, diversas instituciones canarias emprendieron “innumerables” iniciativas en distintos ámbitos. En este conflicto “político y social, no tanto jurídico”, las partes litigantes no se ponen de acuerdo ni en las distancias trazadas. Así, lo que para el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente son menos de 50 kilómetros, la Administración canaria lo sitúa por debajo de los 10.

“Que se haga una consulta previa”
El Parlamento canario aprobó ayer, con los votos favorables de CC, PSOE y grupo mixto (NC-PIL) y el rechazo del PP, una resolución por la que se insta al Gobierno central a que responda a la petición de una consulta popular antes de la autorización definitiva de las prospecciones. Asimismo, la Cámara reitera “de manera categórica” el rechazo a los sondeos petrolíferos por las “graves consecuencias” que podrían ocasionar.

El Legislativo denuncia “la opacidad, la falta de transparencia y las deficiencias detectadas” en la tramitación del expediente y reclama por ello la apertura de un nuevo periodo de información pública para una nueva declaración de impacto ambiental.

El escrito se complementa con otras cuatro resoluciones; dos de ellas, consensuadas por CC, PSOE y grupo mixto. El PP no consiguió que prosperara ninguna de sus diez propuestas. Lo contrario hubiese sido una sorpresa.

La mayoría valora las “multitudinarias” manifestaciones ciudadanas que el sábado transmitieron su “rotundo” rechazo a las prospecciones y reitera que el trato recibido en este contencioso aleja “aún más” a Canarias.

Los populares insistían en que la industria asociada a la investigación, explotación y producción de hidrocarburos es “absolutamente compatible con otras actividades”.