X
candelaria>

Se rebaja a 22 días el pago a los proveedores en el último trimestre

   
Javier Rivero, a la derecha, abandona mañana la Concejalía de Hacienda aunque sigue en la Corporación. | DA

Javier Rivero, a la derecha, abandona mañana la Concejalía de Hacienda aunque sigue en la Corporación. | DA

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

Teóricamente, si esta vez no recula como en 2010, Carlos Javier Rivero dejará de ser mañana concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Candelaria, aunque seguirá con el acta de concejal, a lo mejor para no votar lo mismo que el grupo de gobierno que abandona, según él por asuntos “profesionales”.

Rivero ha querido irse por la puerta grande, o al menos así lo entendieron algunos de la oposición, como el concejal no adscrito José Fernando Gómez, quien no tuvo reparos en elogiarle por su buen hacer con el pago de proveedores.

Un elogio tal vez envenenado, pero también merecido, porque en un año se ha pasado de 85 días de demora (65 el último trimestre de 2013 y 45 en el primero de 2014) en el en el cobro a los 22 días con los que piensa cerrar el ejercicio del trimestre actual que acaba justamente con su estancia en el área económica del Ayuntamiento que ha dirigido desde 2007, casi justo cuando comenzó la gran crisis económica.

Una gestión económica, que no obstante, tiene más sombras que luces, porque aun reconociendo la dificultad de la empresa y el esfuerzo realizado para cumplir con los plazos de pago (30 o menos días) a los proveedores, lo cierto es que Rivero se va dejando una deuda financiera descomunal, aunque no se acerque a los 18 millones de euros que comenta Carina Dainotto, la portavoz del Partido Popular.

Por eso, el hecho de que el Ayuntamiento tenga hoy en día un remanente de tesorería positivo de cuatro millones de euros, no deja de ser un brindis al sol, por cuanto quedan por solventar deudas millonarias con Aqualia, Urbaser o devoluciones de subvenciones como las del CTCAN o el campo de fútbol de Igueste un otro millón de euros pendiente de aplicación.

Para el alcalde, José Gumersindo García, esos cuatro millones de euros significan “un resultado extraordinario”, por lo que agradeció a Javier Rivero y a todas las concejalías el trabajo y la política de ahorro llevada acabo en estos años.

Rivero restó nuevamente importancia al hecho de no disponer de presupuesto actualizado -está prorrogado el de 2012- e insistió en que las cuentas “no son castillos en el aire”.