X
DA ISLA BAJA> EL TANQUE

Un tejado hecho de firmas

   
Iglesia Santisimo Cristo del Calvario El Tanque

Además se pretende reformar el interior y la fachada del edificio. / CEDIDA

KAREN ESTÉVEZ | El Tanque

En tiempos de crisis el ingenio se agudiza. Esta frase encaja a la perfección con la iniciativa que ha puesto en marcha el párroco de la Iglesia del Santísimo Cristo del Calvario en El Tanque, Aníbal Hernández, hace tan solo dos meses, y que, además, ha contado con la colaboración del Consejo Interparroquial Pastoral de El Tanque. Su principal objetivo es reformar el tejado de la casa parroquial con la ayuda económica de los feligreses.

La idea consiste en vender las tejas a un euro en la puerta de la iglesia a los vecinos y visitantes a cambio de dejar plasmada su firma en cada pieza. Con solo un mes de vida, en el proyecto ya han participado más de 1.200 personas. En su mayoría se trata de tanqueros, pero en los últimos días se han unido tinerfeños de todas partes y ciudadanos de islas vecinas, como La Gomera o La Palma, gracias a la repercusión que ha tenido la iniciativa en los medios de comunicación regional.

Las obras de rehabilitación comenzaron a ejecutarse en el año 2010, tras la entrada del cura Aníbal en la iglesia de la localidad. “Desde entonces nos hemos dado a la tarea de recaudar dinero para mejorar el lamentable estado de la infraestructura”, comenta para DA ISLA BAJA. Con este método ha conseguido más de 9.000 euros. Además, el Ayuntamiento ha donado 7.000 euros más a la causa. “Gracias a ellos hoy tenemos 16.000 euros ahorrados, casi la totalidad de lo requerido para llevar a cabo el proyecto”, agrega Hernández. No obstante, aún quedan otros 4.000 euros que recabar para colocar el tejado. “Así nació Un euro, una teja con tu nombre, que ha sido un éxito. No esperaba que tanta gente participara y menos en los tiempos que corren”, admite.

El párroco calcula que las obras concluirán en julio.

El párroco calcula que las obras concluirán en julio. / CEDIDA

Los principales problemas que afronta el edificio están derivados de las filtraciones de agua y, por ende, de la humedad. “Antes no se estilaba impermeabilizar los tejados y entraba agua y se iba deteriorando todo”, explica. Con la inversión que han conseguido se ha arreglado la sacristía y el sistema de megafonía; además se han adquirido los materiales necesarios para acabar con dichas humedades.

“Tenemos muchas esperanzas puestas en esta reforma. En unos meses nos gustaría ver la iglesia como nueva: recién pintada y con un retablo y unos bancos a estrenar”. El párroco calcula que las obras podrían culminar en el mes de julio de este año. Ahora mismo se trabaja en la impermeabilización del tejado, y en breve se colocarán las tejas y se pintará la iglesia por dentro y por fuera.

Para colaborar basta con acercarse a la parroquia y comprar la teja, o bien contactar con la organización a través de Facebook (Parroquias El Tanque) o en el número de teléfono 922 136 447.


Historia

La iglesia del Santísimo Cristo del Calvario de El Tanque se bendijo en el año 1967, pero no fue hasta el 2002 cuando se declaró como parroquia. Aníbal Antonio Hernández Socas es el cura que lidera la iglesia desde el 2010; antes que él, el padre Angélico Alonso Albelo mantuvo su cargo durante 40 años.

La primera reforma de la iglesia se ejecutó en febrero de 1963 y cuatro años después se inauguró la obra. En gran medida se edificó gracias a las aportaciones que enviaban los tanqueros desde Venezuela, donde incluso se formaron comisiones. Fue el cura Pedro Rodríguez quien lideró esta iniciativa. Sin embargo, antes que él, el municipio de El Tanque ya contaba con iglesias y párrocos. Como por ejemplo, el cura Bartolomé Yanes, que llegó al municipio en 1642 y dirigió la iglesia durante 24 años.

La historia del Santísimo Cristo del Calvario vuelve a repetirse. Los vecinos que ayer enviaban dinero desde Latinoamérica para restaurarla, hoy son los abuelos de los que compran las tejas para mantener con vida el patrimonio artístico y cultural, que es seña de identidad del pueblo norteño.