X
arona>

Los trabajadores del Servicio de Mantenimiento inician la huelga

   
Los trabajadores se manifestaron ayer en la plaza del Ayuntamiento. | DA

Los trabajadores se manifestaron ayer en la plaza del Ayuntamiento. | DA

JOSÉ L. CONDE | Arona

Los trabajadores del Servicio para la Conservación y Mantenimiento de Edificios Públicos se concentraron ayer en la plaza del Ayuntamiento para reclamar soluciones a su futuro laboral dado, que, en cumplimiento de dos fallos judiciales, la actual empresa dejará de prestar esta concesión el próximo 3 de agosto. Los empleados acudieron a la concentración con tambores y pitadas hasta que fueron recibos por el alcalde, Francisco José Niño, y el grupo de gobierno de Coalición Canaria, que señalaron que este jueves se reunirá la mesa de contratación para solventar este asunto.

Más de 50 familias están afectadas por la anulación de este contrato de adjudicación que temen por su puesto de trabajo. En este sentido, han pedido que sea quien sea la nueva concesionaria se subrogue a estos empleados, alguno de los cuales llevan bastantes años en plantilla y rondan los 50 años.

Un portavoz de los trabajadores manifestó que la huelga se llevará a cabo los lunes -empezó ayer- y los viernes hasta que se vean satisfechas sus reivindicaciones laborales.

El portavoz municipal socialistas, José Julián Mena, ha señalado a este periódico que esta concentración evidencia la actitud irresponsable del grupo de gobierno y que, a día de hoy, no hay excusas para no haber dado solución a este conflicto con dos sentencias en contra y un apercibimiento del juez.

Asimismo, afirma que el tiempo corre en contra de Coalición Canaria que ha perjudicado al municipio y a 52 familias que se ven abocadas al paro. Recuerda que en varias ocasiones ha solicitado al grupo de gobierno que centro sus esfuerzos en resolver el contrato pero que mira para otro lado y dilata la solución de este asunto.

Por su parte el portavoz del Partido Popular, Dionisio Rocha, ha indicado que se trata de una situación sobrevenida por una denuncia presentada por una empresa que quedó fuera del concurso, que perdió la licitación por solo tres centésimas en la convocatoria de 2010.

Por último, afirma que el grupo de gobierno nacionalista no sabe cómo solventar este grave problema y lamentó la situación en que se encuentran ahora los trabajadores