X
MOTOR > XVII Rallye de Tierra Isla Verde

Triunfo de Armide Martín

   

J. J. G. | Santa Cruz de Tenerife

El equipo formado por Armide Martín-Daniel Sosa (Mitsubishi Evo IX) logró la victoria en el XVII Rallye Isla Verde, prueba puntuable para el Autonómico de rallys de Tierra. Catorce vehículos llegaron a la meta de los 25 que tomaron la salida.

De los nueve tramos de competición, en formato 3×3, la Escudería Adea neutralizó las dos últimas pasadas por Gallegos (4,6 km) por motivos de seguridad. Por tanto se disputaron las especiales de La Fontiña (TC 1, 4 y 7), Refugio de Gallegos (TC 2, 5 y 8) y el primer tramo cronometrado de Gallegos (TC 3).

El equipo de Autolaca invirtió un tiempo de 55:54.5 en completar los 56,220 kilometros de la prueba. Mantuvieron una gran regularidad logrando cinco de los siete scratch, en dura pugna hasta su retirada con Juan Quintana-Yeray Mujica (Mitsubishi Evo IX). En segunda posición finalizó el equipo palmero formado por José Trujillo-Pedro Manuel Rodríguez (Mitsubishi Lancer VIII) a 1:49.2 del ganador, mientras que los majoreros Victoriano Franquiz-Raúl Díaz (Mitsubishi Lancer VIII) completaron el podio a 2:03.8.

La cuarta plaza fue para el Lancia Delta de Antonio Félix Pérez-David Perdomo que firmó un crono de 58:38.7 (a 2:44.2 del ganador) y la quinta posición para Raúl Quesada-Carlos Gracia con el Citröen AX 4×4 1.6 a 4:07.4.

Gustavo Sosa y Rogelio Peñate Rally Tierra  Isla Verde 2014

Gustavo Sosa y Rogelio Peñate durante el Rally Isla Verde. | DA


Decepcionante arranque del autonómico para Sosa y Peñate

La rotura de un diferencial en el segundo tramo convirtió en un vía crucis el resto del recorrido del Rally de Tierra Isla Verde con el que el autonómico canario abría temporada este pasado sábado. A pesar de lo bien que habían preparado esta carrera, Gustavo Sosa y Rogelio Peñate firmaron un undécimo puesto absolutos.

El piloto de DISA sabía de la importancia de contar con una buena tracción en un terreno de las características del de la Isla Bonita. Sus peores temores se confirmaron ya en el primer tramo, el de La Fontiña. Sin brida, el Mitsubishi Lancer Evo IX se quedó sin apenas bajos y en esas condiciones fue imposible hacer un buen tiempo en esos ocho kilómetros.

En una inesperada séptima plaza de la general, en el TC2, el de Refugio de Gallegos llegó la puntilla a cualquier esperanza de hacer un buen papel en este primer envite del autonómico pues a un kilómetro de la salida se rompió el diferencial delantero y a partir de ahí el coche se quedó funcionando sólo con tracción en las ruedas traseras. Quinto contra pronóstico en ese TC2, a partir del tercero ya fue imposible mantenerse siquiera entre las diez primeras posiciones.

“El Evo IX era ingobernable. Lo más preocupante es que lo fue desde por la mañana, lo que nos hace pensar que nos equivocamos al escoger salir sin brida en el turbo. Disponer de bajos es fundamental en un rally como éste de La Palma. En el equipo estuvimos dudando si abandonar o no, pero a pesar de lo que estábamos sufriendo de estar lejísimos de nuestros tiempos y de no poder dar el espectáculo que queríamos a los aficionados, optamos por seguir e intentar sumar algún punto”, añadió el piloto DISA.