X
política >

La Universidad de La Laguna se opone a los sondeos de petróleo

   
El rector y los representantes de los grupos de la ULL, durante una reunión del Claustro de la institución. / DA

El rector y los representantes de los grupos de la ULL, durante una reunión del Claustro de la institución. / DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

El Claustro de la Universidad de La Laguna (ULL) se ha posicionado en contra de los sondeos petroleros previstos por Repsol en alta mar frente a Lanzarote y Fuerteventura. El acuerdo se adoptó en el pleno de la pasada semana a propuesta del grupo mayoritario del alumnado, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canaria (AMEC), por 77 votos a favor y 27 en contra.

Las voces discrepantes vinieron desde el profesorado, a través del grupo LPU, que se mostró a favor de que hagan estas catas para conocer si realmente existen o no recursos energéticos frente a Canarias, una opinión a la que también se adhirió el grupo mayoritario de los docentes, Renovación Convergente, pese a que no expresó su apoyo expreso a la extracción de petróleo, según informó a este diario uno de los portavoces de la AMEC, Josafat González.

El rector de la ULL, Eduardo Doménech, ha confirmado a este diario que “es la primera vez que la Universidad se pronuncia contra estos sondeos en un órgano de gobierno” y dijo respetar la votación “pues de alguna forma es el sentir de la mayoría de la comunidad universitaria”. El responsable del centro académico destacó que el acuerdo supone decantarse a favor de las fuentes de energía renovables.

El grupo claustral que promovió el acuerdo leyó en la sesión un manifiesto en el que expuso los riesgos que supone la actividad petrolera tan cerca de las costas canarias para el medio ambiente y la biodiversidad, el turismo, la pesca y el abastecimiento de agua marina desalada, por lo que consideraba necesario que la ULL “al igual que numerosas instituciones públicas de Canarias” debía posicionarse sobre esta cuestión, “trascendental para el futuro de las Islas”, uniéndose así a “muchas voces que claman por que se ponga fin a este sinsentido”.

Según explicó el portavoz estudiantil, “el rechazo a las prospecciones por la principal institución académica de Canarias se hace ahora más pertinente”, tras la sentencia del Tribunal Supremo en la que desestima los siete recursos contra el real decreto del Gobierno estatal por el que en 2012 otorgó los permisos al consorcio petrolero.

“Riesgo de daños irreversibles”

En el manifiesto de la AMEC leído durante la sesión del Claustro, se alude al “malestar en la opinión pública de las Islas” causado por este proyecto, “que se ve alimentado por las formas del Gobierno español, especialmente las del ministro José Manuel Soria, en lo que se refiere al proceso y los trámites para conceder esta explotación, desoyendo, e incluso despreciando las numerosas alegaciones y recursos presentados, tanto por las instituciones públicas como por la sociedad civil canaria, y todo en pro de favorecer los intereses de una empresa privada”. La AMEC concede “escasa credibilidad” al argumento de que esta actividad creará mucho trabajo, pues la cifra estimada de empleos “ha ido variando con el tiempo, así como la naturaleza de los mismos”. A juicio de este grupo claustral, “lo cierto es que el impacto de la actividad petrolera, lejos de repercutir positivamente en la población canaria, puede dañar seriamente, y de forma irreversible, otros sectores como el turismo y la pesca”, sin olvidar que un posible vertido de crudo afectaría a la fauna y la flora marinas, “pudiendo hacer peligrar las especies protegidas endémicas de las aguas isleñas”.