X
SANTA CRUZ DE TENERIFE >

480.000 euros de alquileres en diez años por incumplir un convenio

   
El pleno municipal celebrado ayer estuvo presidido por José Manuel Bermúdez y José Ángel Martín

El pleno municipal celebrado ayer estuvo presidido por José Manuel Bermúdez y José Ángel Martín. / FRAN PALLERO

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Un reconocimiento extrajudicial de crédito de 21.000 euros aprobado en el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz celebrado ayer y que se corresponden con un ajuste de precios, sirvió para conocer la realidad de diez familias a las que el Consistorio lleva pagando el alquiler desde hace diez años y cuyas casas fueron expropiadas para la construcción del viario del barranco de Santos con el compromiso, plasmado en un convenio, de reponer sus viviendas en las inmediaciones de la misma zona. Desde las filas del PP, Ana Zurita, afeó a Viviendas Municipales que a día de hoy no hubiera ejecutado la encomienda encargada hace ya una década: “Se está pagando 48.000 euros al año por estas diez viviendas, lo que suma 480.000 euros, dinero con el que se podría haber construido al menos seis viviendas en este periodo”. Zurita señaló que el Consistorio cuenta con un patrimonio público del suelo, “en el que hay más de dos millones de euros en metálico y más de 200.000 metros cuadrados disponibles para la construcción que se podría haber usado”.

El primer teniente de alcalde y edil de Urbanismo, José Ángel Martín fue el encargado de responder a Zurita, explicando el motivo por el que no se ha podido dar respuesta a estas familias: “El convenio firmado por el PP es muy específico y dice que las viviendas deben ser repuestas en las inmediaciones del barranco de Santos y para ello se expropió una parcela en la zona para la construcción de un edificio con diez viviendas pero ahora mismo ese suelo está inmerso en un contencioso civil porque sus propietarios originales han pedido sus derechos de reversión”.

Las casas debían estar en 2007, por eso los dueños de la parcela piden su devolución

Según explicó Martín, al haberse expropiado (2005) y no realizarse la obra en el tiempo previsto (2007) a los propietarios les ampara la ley para pedir que sea les devuelva la propiedad, a la vez que ellos reintegran el dinero cobrado al Ayuntamiento. “Ahora mismo estamos negociando ese conflicto con la propiedad para llegar a acuerdos consensuados y buscar una solución”. El edil de Urbanismo reconoció al término del pleno que “no se ha hecho nada porque físicamente ya no puedo hacerlo puesto que cuando llegué la propiedad ya no era del Ayuntamiento”. La opción que baraja el Consistorio es construir en otra zona porque, aunque puede usar el dinero del patrimonio público del Suelo (más de cuatro millones según Martín) sólo se puede usar si se construye y no para comprar vivienda ya hecha.

Martín explicó que el patrimonio público del suelo, además de la cantidad que se expresa en euros, también cuenta con suelo propiamente dicho e inmuebles,  como por ejemplo la mayoría de los edificios de la calle de la Noria que son de propiedad municipal.