X
mercado >

El Abarth 695 biposto protagoniza en la ‘Le Mans Classic’

   
Abarth 695 biposto

Abarth 695 biposto. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Abarth 695 biposto fue protagonista en la séptima edición de “Le Mans Classic” que tuvo lugar el fin de semana del 4-6 de julio. Surgió en 2002 y se celebra sólo cada dos años. En esta última edición han participado 450 automóviles históricos relacionados con la legendaria 24 horas de Le Mans, divididos por grupos de edades que cubren el periodo comprendido entre 1923 y 1979.

La estrella del evento fue el Abarth 695 biposto que público pudo admirar en las vueltas de demostración dentro del circuito y expuesto en una zona específica. Tras el debut como “coche oficial” de la Gumball 3000 y la participación en el Goodwood Festival of Speed, el superdeportivo de Abarth muestra su carga de adrenalina en el evento francés dedicado a los vehículos que han escrito la historia de las “24 horas de Le Mans”, con duelos de automóviles que forman parte de la memoria colectiva de los aficionados a las carreras. Este fue el escenario ideal para el “más Abarth de todos los Abarth”: un biplaza con componentes y prestaciones derivados de las carreras y una vocación natural por el circuito.

De hecho, el ’695 biposto’ hereda del mundo de las carreras algunos componentes como: intercooler frontal, sistema de escape Akrapovic, amortiguadores regulables Extreme Shox, registrador de datos digital MXL, asientos Abarth Corsa by Sabelt con cinturón de 4 puntos, sistema de frenos Brembo de altas prestaciones y barra antivuelco trasera de titanio de Poggipolini.

Es el primer coche de carretera en montar un cambio de acoplamientos frontales (dog ring) que permite un cambio de marchas tan inmediato que el conductor experto no necesitará usar el embrague al subir de marcha. Se trata de un contenido único y exclusivo, realizado a partir de la experiencia en cambios para coches de carreras de Bacci Romano, adaptado a los conductores más expertos y propuesto como alternativa al cambio manual de 5 velocidades. Para asegurar la sensación única de un coche de carreras, el cambio de acoplamientos frontales se combina con un inédito mando aligerado en “H” y un diferencial autoblocante.

Completan la inspiración Racing las ventanillas delanteras corredizas de policarbonato y, en combinación con los neumáticos 215/35 R18, las llantas de 18 pulgadas OZ, empresa que simboliza el Made in Italy en el mundo del automóvil y que comparte con Abarth el gusto italiano, la tradición en carreras y la calidad certificada.

El reto de Abarth ha sido encontrar el equilibrio perfecto para poner en carretera un coche que, aun cumpliendo la normativa de circulación, asegura prestaciones y sensaciones ‘de circuito’. El Abarth 695 biposto es el resultado: motor 1.4 T-jet de 190 CV (el más potente que haya equipado un Abarth de carretera), tan solo 997 kg de peso, con una relación peso/potencia de solo 5,2 kg/CV (la mejor de su categoría) y una aceleración 0-100 km/h de nada menos que 5,9’’, todo un récord gracias también al ancho de vía más grande y a una carrocería compacta.

También hay una clara inspiración Racing detrás de algunas soluciones estéticas, como el capó con un diseño específico de dos ‘jorobas’, inspirado en el clásico 124 Abarth, y realizado de aluminio en homenaje a los automóviles del pasado, siendo también un elemento técnico que aligera el vehículo. También el interior, que se caracteriza por paneles delanteros y traseros planos, de carbono (como en los vehículos de carreras) contribuye a que el 695 biposto sea único.

La selección de materiales tecnológicos y una configuración derivada de las carreras también pasa por el guarnecido del piso delantero, donde las alfombrillas, típicas de los coches de carretera, dejan sitio a un revestimiento de aluminio que hace que el 695 biposto se asemeje tanto a un coche de carreras como a un superdeportivo más extremo. El mismo metal caracteriza los pedales de freno, embrague y acelerador, y los reposapiés de conductor y pasajero.

Los 120.000 aficionados que participarán en Le Mans Classic pudieron admirar la esencia de Abarth en un automóvil único: las “dimensiones”, un rasgo distintivo de la marca del Escorpión, un “superdeportivo pequeño” italiano, el “racing”, la pasión por la velocidad y los desafíos de cada día.

El ‘695 biposto’, ya un icono para la marca del Escorpión y para todos los seguidores de Abarth, entra en el templo de la historia de las carreras, demostrando como, desde 1949 hasta nuestros días, Abarth ha sabido renovarse sin traicionar su espíritu original.

Vivir nuestra propia pasión a diario, transformar en extraordinarios productos diseñados como ordinarios, hacer que cada día las personas normales se sintieran pilotos eran las ideas que sustentaban cada proyecto de Carlo Abarth.

Ahora el ‘más Abarth de todos los Abarth’ representa la fusión ideal entre un coche de carretera y uno de carreras, la tradición de las carreras en un automóvil hecho para todos los días. Del circuito a la oficina. Y viceversa.