X
economía >

La actividad platanera, clave para abaratar el coste de la vida canaria

   
Plátanos.JPG

Empaquetado local de plátanos. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El cultivo de plátano es en estos momentos la actividad agraria de mayor relevancia desde el punto de vista económico y social en el agro canario. Su contribución a la producción final del sector primario queda patente en las estimaciones del empleo directo asociado al cultivo y empaquetado de la producción comercializada en el mercado local y, sobre todo, en el peninsular.

A pesar de los condicionantes físicos y económicos que imponen un limitado techo productivo y comercial al potencial agrario del Archipiélago, el cultivo del plátano ha jugado tradicionalmente un importante papel económico y social que sigue manteniendo en estos momentos. Una de las razones que justifica su relevancia viene marcada por su clara orientación exportadora, tal y como corrobora un estudio realizado por el departamento de economía de las Instituciones, Estadística Económica y Econometría de la Universidad de La Laguna.

Dependecia

En estos momentos, el sector platanero es uno de los pocos que ayuda a compensar la fuerte dependencia que tiene Canarias de las importaciones de bienes y servicios. Su marcado carácter exportador permite que tome una parte activa a la hora de compensar ese desequilibrio y que incida en la economía del Archipiélago.
La comercialización de Plátano de Canarias se sitúa por encima del millón de kilos diarios, de los cuales un 90% tiene como destino el mercado peninsular, lo que representa el 67% de las exportaciones del sector primario en Canarias. Estos envíos repercuten directamente en el abaratamiento del coste de los productos que se importan por vía marítima desde la Península.

Los datos aportados por el estudio de la Universidad de La Laguna ponen de manifiesto que en los enlaces Canarias-Península se produce una rotación de contenedores, de manera que los que llegan al Archipiélago cargados de mercancías retornan el viaje de vuelta con los envíos de productos desde las Islas.
Concretamente, las mercancías que son objeto de importación desde la Península en los contenedores utilizados por los plátanos son en su gran mayoría productos básicos de alimentación de la población del Archipiélago, entre los que se encuentran carnes, pescado fresco y congelado, productos lácteos, huevos, frutas frescas y legumbres y hortalizas frescas. Una de las conclusiones del estudio asegura que el efecto de las exportaciones de plátano se ha traducido en un abaratamiento de estas mercancías importadas superior a los 30 millones de euros al año.

El efecto

Más concretamente, si atendemos al efecto de las exportaciones de plátano sobre los precios de las mercancías importadas en contenedores refrigerados entre los años 2009 y 2012, el abaratamiento de precios como resultado de dichas exportaciones se sitúa en el caso de la carne entorno al 2,5%, mientras que en los huevos supera el 8% y para las frutas, legumbres y hortalizas va más allá del 10%. De estos datos se desprende que la actividad platanera, que se desarrolla regularmente durante todo el año, tiene un efecto directo en el coste de la vida en Canarias.

Tal y como concluye el informe, las exportaciones de plátano producen un abaratamiento significativo del coste de la vida para la población isleña. Concretamente, el incremento de IPC anual que sufrirían los residentes en las islas como consecuencia de la no existencia de exportaciones de plátano se establece entre 0,2 y 0,5 puntos. Un efecto que corrobora la posición estratégica del cultivo del plátano, al no existir otros subsectores sustitutivos de su actividad.
Es muy importante, tener en cuenta que la producción platanera genera una importante actividad paralela al propio proceso de cultivo, contabilizándose en torno a 5.000 los puestos de trabajo creados indirectamente.

Dinamizador de la economía isleña

-Además del ahorro en el flete marítimo, la exportación platanera representa un potente cliente para la industria del cartón y las fábricas de pallets, como consecuencia del proceso de empaquetado de la producción. También representa un mercado importante para los importadores de maquinaria, abonos, plaguicidas, plásticos o combustibles. El estudio de la Universidad de La Laguna recoge que los productores de plátano desembolsan casi 32 millones de euros en la adquisición de abonos, fertilizantes y productos fitosanitarios y un importe similar para consumo de agua. Además, los materiales de cultivo y empaquetado superan los 43 millones de euros anuales, mientras que las reparaciones y mantenimiento de la infraestructura de cultivo y empaquetado rondan los 9 millones.