X
la punta del viento >

No me apetece… – Por Agustín M. González

   

Estoy más seco que una duna sahariana. Hoy no se me ocurre nada de qué escribir. El cerebro ya me pide a gritos vacaciones. Este julio se está haciendo interminable y según sube la temperatura ambiental mayor es la sensación de apatía y desgana. Tampoco ayuda mucho la actualidad. No encuentro nada lo suficientemente estimulante… Ya acabó el Mundial de Fútbol, aunque con la pronta eliminación de España perdimos pronto el interés por lo que sucedía en Brasil.

Eso sí, inolvidable, por excepcional e histórico, el 7-1 de Alemania a la anfitriona. Solo por eso, y por copiar el estilo de la Selección Española y del Barça, se merecían los teutones conquistar el campeonato. Rebuscando entre la política, confieso mi hartazgo del Podemos del tal Iglesias. Lo de Pedro Sánchez en el PSOE me parece otra muestra de que los aparatos nunca dejarán que se democraticen realmente los partidos. No encuentro noticias ilusionantes… Hasta Contador se cayó en el Tour de Francia, Nadal perdió en Wimbledon, murió Di Stéfano y el Tribunal Constitucional avala el contrato con despido gratis el primer año… En nuestro gallinero insular, el mano a mano entre los gallitos Clavijo y Rivero terminará como ellos dos quieran, no como intentan sus respectivos alcahuetes. Tampoco me apetece escribir de las prospecciones de Repsol, que va camino de culebrón del verano. Me produce hasta dolor de barriga la prepotencia del ministro Soria y su poco respeto por la gente y por su tierra. Del nuevo rey Felipe VI solo puedo decir que me cae mejor que la nueva reina y que le creo más capacitado que su jubilado padre, por lo que se merece la oportunidad de demostrarlo, habida cuenta de que la Constitución, aprobada por todos y todas, dice lo que dice. Y los que quieran cambiarla, ya saben lo que tienen que hacer… De las ansias soberanistas catalanas passo, y si tengo que escribir de Maduro, de Ucrania, de Boko Haram o de los salvajes ataques de Israel contra los palestinos de Gaza, la indignación me hará soltar espuma por la boca… En el candelero más doméstico, solo encuentro decepciones: el paro no para, siguen los retrasos de la apertura del tramo norte del anillo insular; aún no se sabe si se podrá abrir o no en verano la carretera de Punta de Teno; el puerto del Puerto no lo verán ni mis nietos… Y para colmo, el CD Tenerife fichó un portero cojo, que obviamente tuvo que mandar de vuelta. No me digan ustedes que con este panorama no se le quitan a cualquiera las ganas de escribir…