X
POLÍTICA >

Una nueva ley quitará poder a la Cotmac y lo dará a los ayuntamientos

   

Domingo Berriel BinterCanarias

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

La Ley de Armonización y Simplificación sobre Protección del Territorio y Recursos Naturales, en trámite parlamentario, permitirá a los ayuntamientos apro bar de forma definitiva la aplicación detallada de los planes generales sin necesidad del visto bueno de un organismo superior, es decir, la Comisión de Ordenación del Territorio y el Medio Ambiente (Cotmac), que retendrá, eso sí, la potestad del visto bueno definitivo a las líneas básicas del planeamiento.

Para ello, según el nuevo sistema propuesto en este proyecto de ley apoyado por CC y PSOE, estos planes generales se compondrán de dos documentos: por un lado, un plan básico, que contendrá la ordenación estructural del municipio y la pormenorizada de modo que resulte oportuna para conseguir sus objetivos; y, por otro, un plan de ordenación pormenorizada del suelo urbano y del urbanizable y cómo gestionarla, que se deberá actualizar cada cuatro años.

Ambos documentos se tramitarán de forma simultánea o, en el caso del plan pormenorizado, después de aprobarse en la Cotmac el plan básico. El trámite deberá, sin embargo, ser simultáneo cuando en municipios con más de 10.000 habitantes o con igual o superior número de plazas alojativas turísticas.

Así la ordenación pormenorizada -bajo responsabilidad de los ayuntamientos, una vez entre en vigor la ley- incluirá la delimitación de los ámbitos y sectores para desarrollarlos con planes parciales y especiales, dentro de suelo urbano no consolidado y urbanizable no ordenado. Se permitirá a los consistorios reajustar los límites del suelo urbanizable con el rústico, de forma puntual y en un máximo del 5% de la superficie del sector, siempre que no afecten a áreas protegidas por valores ambientales o agrarios. Quedarán en manos de los municipios también ordenar los asentamientos rurales así como los equipamientos públicos y privados complementarios al plan básico y la de hacer modificaciones dentro de las bolsas de suelo urbano y urbanizable situadas en un espacio natural protegido, si el plan de este paraje no determinara lo contrario.

En la exposición de motivos de la ley se justifica estos cambios en la actual legislación del territorio en que la ordenación pormenorizada sólo supone “el concreto diseño municipal”, por lo que es “la corporación municipal quien debe asumir la responsabilidad” por su autonomía local.