X
GÜÍMAR >

Los barrancos volverán a ser suelo agrícola y de “interés general”

   
Carlos Alonso reunió a las fuerzas políticas del Cabildo y Ayuntamiento para lograr el consenso. / DA

Carlos Alonso reunió a las fuerzas políticas del Cabildo y Ayuntamiento para lograr el consenso. / DA

N. CHIJEB | Güímar

“Hemos alcanzado un acuerdo histórico para solucionar la problemática de los barrancos de Güímar”, declaró ayer Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife, tras reunirse por segundo día consecutivo con los representantes políticos de este municipio y la asociación de defensa del barranco de Badajoz.

Alonso calificó el acuerdo, que ahora será trasladado al Parlamento de Canarias, como “valiente”, porque significará la caducidad de todas las licencias de extracción minera, tanto las actuales como las futuras, al considerar la zona como agrícula y en todo caso, de aquello que el Gobierno de Canarias considera de “interés general”, como pudieran ser algunas de las inversiones que la alcaldesa, Carmen Luisa Castro, ha presentado durante su mandato.

Alonso destaca que esta propuesta constituye “un paso adelante” para solventar una situación “cuya resolución reclamaban desde hace demasiado tiempo los ciudadanos de Tenerife, por lo que el Cabildo ha decidido actuar impulsando esta proposición de ley que, una vez que sea aprobada por el Pleno de la Corporación, se remitirá al Parlamento de Canarias”.

El presidente del Cabildo explica que la iniciativa legislativa que impulsa el Cabildo “gira en torno a tres principios fundamentales, la prohibición de extracción de áridos en el ámbito de los barrancos de Güímar, la restauración del paisaje y la canalización del barranco”. La propuesta prohíbe expresamente cualquier extracción minera salvo las que sean estrictamente necesarias para llevar a cabo labores de restauración en el interior del espacio y recoge una nueva recategorización del suelo, que pasaría a ser rústico de protección ambiental.

Por otro lado, la recuperación de todo el ámbito se realizaría mediante un plan de restauración ambiental concreto que prestaría especial atención a las infraestructuras hidrológicas que afectan a este espacio.

La consejera insular de Planificación, Pino de León, explica que es voluntad “promover la búsqueda de una solución efectiva para un ámbito, cada vez más deteriorado, que necesita de forma urgente una ordenación integral y una restauración ambiental y paisajística”.