X
PUERTO DE LA CRUZ >

‘Bimbachéate’

   
<
>

PAULA BAZO PERERA | Puerto de la Cruz

Bimbachéate: Dícese de la acción de inmiscuirse en la prehistoria de la isla de El Hierro de una manera lúdica, y donde el compañerismo y el respeto forman parte de un aprendizaje único en un enclave sin precedentes. Una casona típica portuense del siglo XVIII, reconvertida en uno de los museos arqueológicos más significativos de Canarias, acoge durante todo este mes a más de cien niños de entre 4 y 16 años, que se divierten y aprenden la prehistoria guanche sin apenas darse cuenta. Se trata de la XV edición del tradicional Beñesmén del Museo Arqueológico. Su directora, Juana Hernández Suárez, asegura que “el objetivo principal de esta iniciativa no es solo enseñar la prehistoria de forma divertida, amena y eminentemente práctica, sino también educar a los niños en valores como la empatía y el respeto”.

En esta ocasión, el Beñesmén está dirigido a la vida y las formas de organización de los bimbaches, la única tribu guanche instaurada en El Hierro. Así, los menores conocen desde la labor del armiche, jefe principal, hasta el poder del consejo de ancianos. Para ello, se utilizan métodos didácticos como la recreación de los hogares típicos guanches con muñecas recortables o la representación de una de las leyendas bimbaches más reconocidas de las Islas, Teseida y el Garoé.

En este sentido, Juana Hernández explica que esta edición se ha podido realizar “gracias al personal y a la colaboración de muchos amigos de la institución, ya que desde hace dos años, por motivos económicos, no se contratan monitores externos”. De igual modo, asegura que “todas las actividades que se llevan a cabo en este Beñesmén se están realizando con presupuesto cero, puesto que la mensualidad de 60 euros que pagaron los participantes va directamente a los fondos municipales del museo”.

Pese a todo, el trabajo que se realiza en materia de enseñanza y conservación de la memoria histórica desde el Museo Arqueológico de Puerto de la Cruz, es “incalculable”. Al respecto, su responsable considera necesario hacer comprender a los más pequeños la importancia de aprender la historia de nuestros antepasados, ya que “no se ama lo que no se conoce, y no se protege lo que no se ama”.

Cae el presupuesto

El Patronato del Museo Arqueológico contaba en 2013 con un presupuesto de casi 140.000 euros, que este año se ha visto reducido el 50%. La directora del centro afirma que han tenido que aceptar una rebaja de un 30% del sueldo “para no tener que cerras las puertas”.

Sin embargo, y a pesar de este drástico recorte, Juana Hernández deja claro que no se ha dejado de realizar ninguna de las actividades que desde el museo portuense se vienen planificando anualmente. “Con la ayuda del personal y de otros amigos del museo todo lo sacamos adelante”, concluye la directora.