X
La última >

Broncas – Por Jorge Bethencourt

   

Como el país se gobierna a golpe de pleito los tribunales se han convertido en los centros de decisión política. La última decisión del Tribunal Supremo ordena tirar un edificio de cuatro mil quinientos metros cuadrados y seis millones de euros de inversión. Es un edificio peligroso, porque es la biblioteca pública de Las Palmas de Gran Canaria.Y ya ya se sabe el riesgo que tiene que la gente lea, aprenda, piense y sé de cuenta de la mierda de sociedad en la que está viviendo y de cómo le toman el pelo.

Algún alma de cántaro ha dicho que el edificio se empezó sin licencia de obra. Los ayuntamientos no se otorgan licencias a sí mismos, así que ahí no está el problema. El asunto es que se edificó en un solar ocupando más volumetría que la que preveía el plan general y tapando, de paso, las vistas al mar de un grupo de vecinos que metieron una demanda contra el Ayuntamiento. La cosa se lió y llegó al Supremo, que ha fallado a favor del derecho de los particulares. Pero una cosa es la ley y otra la justicia. El clamor es que los vecinos se jodan. O sea, que cobren y se callen. Porque es un hecho que las administraciones públicas suelen hacer lo que les da la gana y legalizarlo después. Hay empresarios y vecinos que han tenido que demoler viviendas o están en trance de hacerlo porque no se ajustan al planeamiento. Ya verán ustedes que la Biblioteca de Las Palmas seguirá en su sitio. Que por cierto es lo que procede. Porque demolerla causa más daño que bien. Pero quede constancia de que no se utiliza la misma vara de medir para otros mamotretos o viviendas.

Además y de paso, el Tribunal Constitucional ha dictado un auto a favor del Gobierno de Canarias en su follón con el Ministerio de Turismo. Según van las cosas Gran Canaria se va a comer la legislación autonómica para hoteles de cuatro estrellas que consiste en rehabilitar los viejos. Si quieren más camas serán forzosamente de cinco estrellas. Esto supone que se prolongará una bronca turística que además está conectada con las futuras extracciones de petróleo cercanas a Canarias que tiene su clímax en la campaña y la consulta que el Gobierno de Rivero hará sí o sí en menos de seis meses. Bienvenidos a la recta final de una campaña electoral de cuatro años.