X
SOCIEDAD >

Carlos Echeverría: “Reforzar la seguridad en África es nuestra asignatura pendiente”

   
Echeverría (i) participó ayer con Xavier Aldekoa (d) en un encuentro organizado por Casa África. / CASA ÁFRICA

Echeverría (i) participó ayer con Xavier Aldekoa (d) en un encuentro organizado por Casa África. / CASA ÁFRICA

SARAY ENCINOSO | Santa Cruz de Tenerife

África está creciendo a un ritmo vertiginoso y este año alcanzará cifras similares a las de China, pero alberga intensos conflictos que amenazan con boicotear su futuro. Para conseguir que estas previsiones se cumplan es imprescindible luchar contra las lacras que corroen al continente y tienen efecto en el resto del mundo. Así lo cree Carlos Echeverría, profesor de Relaciones Internacionales en la Facultad de Políticas y Sociología de la UNED y reconocido experto internacional en terrorismo yihadista salafista. “La asignatura pendiente, para Canarias, España y Europa, sigue siendo reforzar África en términos políticos y de seguridad”. El analista participó ayer, junto al corresponsal en el continente de La Vanguardia, Xavier Aldekoa, en una nueva edición del ciclo #Áfricaesnoticia, organizado por Casa África en la capital grancanaria.

Echeverría habló con DIARIO DE AVISOS de Nigeria, tema central del encuentro, y un territorio de contrastes: es el país más poblado del continente africano, la mitad de sus habitantes son musulmanes y la otra mitad cristianos, y es líder en estadísticas macroeconómicas, pero también da cobijo al grupo terrorista más letal del continente. Boko Haram, que se convirtió en noticia en todo el mundo tras el secuestro de más de 200 niñas y el surgimiento de la campaña #BringBackOurGirls, nació tras el atentado del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas. Los grupos radicales que ya existían en Nigeria encontraron el Al Qaeda un ejemplo a seguir. Hoy se financia gracias “al aprovechamiento de actividades ilícitas que tienen lugar en África Occidental”. Además, hay individuos que dan dinero a la causa porque consideran que es una forma de defender el islam.

Echeverría aboga por impulsar “la solidaridad internacional” para que las instituciones multilaterales se afanen en acabar con esta situación. “Durante años hemos tratado de convencer al mundo de que grupos como ETA eran una amenaza sanguinaria: esa cultura hay que hacerla universal”.

Boko Haram, a diferencia de otros grupos terroristas, llegó tarde a “la moda” de los secuestros a ciudadanos occidentales. Una escisión del grupo radical sí apostó por esta vía, pero Boko Haram hasta hace poco buscaba su sostén económico en otras actividades y secuestraba a nacionales nigerianos. Además, existen sospechas de que pueden estar relacionados -y si no lo estarán en el futuro- con la piratería y el robo de petróleo que acontece en el Golfo de Guinea.

El desarrollo de esta zona petrolífera ha beneficiado a los puertos canarios, que ahora acogen muchas plataformas petrolíferas que tienen como destino final esta zona del planeta, hoy una de las más peligrosas. “La seguridad en Nigeria y en el Golfo de Guinea requiere un esfuerzo multidireccional que incluya todas estas amenazas y todos estos riesgos para darles respuesta, si es posible, al mismo tiempo”. Todos estos combates han de llevarse a cabo mientras se batalla contra la corrupción y se sanea el estado nigeriano. Estas claves serán fundamentales para lograr que la macroeconomía se convierta en microeconomía y, en definitiva, la gente viva mejor.

Tráficos ilícitos en Canarias

Cuando se habla de seguridad en África Occidental siempre acaban saliendo dos palabras clave: inmigración y nacotráfico. Estas dos realidades tienen un vínculo geográfico con Canarias, territorio de paso donde hacen escala los tráficos ilícitos y las personas que huyen de la miseria y los conflictos. Echeverría, que es muy consciente de esta realidad, es moderadamente optimista con el futuro. Considera que las fuerzas de seguridad hacen todo lo posible por contener las actividades delictivas, pero advierte de algo: “Los tráficos ilícitos, sean de drogas, de armas o de personas, evolucionan en progresión geométrica”.

Con respecto a los flujos migratorios, el experto considera posible que haya un repunte hacia el Archipiélago, pero ve muy complicado que se repitan situaciones similares a las que vivió el Archipiélago en 2005 y 2006, cuando miles de personas llegaron en endebles embarcaciones a las costas canarias. Eso sí, señala que ahora es Italia el país europeo que más está sufriendo “esa presión” y que, si se ponen frenos por el Mediterráneo, “los flujos buscarán salida por otro”.

“Ahora mismo Italia sufre ese empuje que nos recuerda mucho al que sufrimos en Canarias, pero puede cambiar de dirección porque las necesidades y las rémoras que llevan a tanta gente a abandonar sus hogares, a caminar durante años y a tratar de saltar a lo que ven ellos como el paraíso europeo siguen estando ahí”.
El futuro de África, en definitiva, pasa por su capital humano, pero también por la relación que Occidente quiera mantener con sus vecinos.