X
churchill >

CHURCHILL – Por Tinerfe Fumero

   

Podemos y la puñetera tentación de prohibir

No fue una sorpresa que en las pasadas elecciones europeas un partido recién creado sacara más de un millón de votos, pero sí que era una incógnita adivinar cual. Finalmente, el discurso transgresor de Podemos supo captar ese magma que supone el descontento con la partitocracia que amenaza a nuestra Democracia. Y, ciertamente, lo mejor de Podemos es su diagnóstico de la situación actual, en la que gente honrada ya considera normal que por cada euro que pongan en un fondo de pensiones de lo público ingresen dos, o que se puedan pagar una casa con las dietas de alojamiento, por no hablar de las escandalosas puertas giratorias que tantas columnas como ésta han ocupado en el pasado. Pero que uno diagnostique bien no significa que sea bueno curando, y el programa de Podemos no es, en cuanto a propuestas, de lo mejor que se tercia en lo alternativo. Así, el hecho de que Iglesias se muestre favorable a una regulación pública del derecho a la libertad de expresión al modo ecuatoriano resulta descorazonador. Fuerzas políticas como Podemos son necesarias en las instituciones si queremos salvar las libertades conquistadas desde dentro, pero cuidado: todo legislador que no sabe qué hacer acaba sucumbiendo a la tentación de prohibir. Hay miles de ejemplos.