X
PUERTO DE LA CRUZ >

El Consistorio gasta 800.000 euros en recoger y llevar residuos a Arico

   
Los portuenses tienen serios problemas a la hora de separar los distintos tipos de envases y residuos. / DA

Los portuenses tienen serios problemas a la hora de separar los distintos tipos de envases y residuos. / DA

PAULA BAZO PERERA | Puerto de la Cruz

El municipio turístico de Puerto de la Cruz invierte más de 800.000 euros de su presupuesto anual en la recogida y depósito de materiales no reciclados. Se trata de datos realmente alarmantes para una localidad donde el ajuste presupuestario está a la orden del día y la continuidad de algunos servicios municipales, como el Patronato del Museo Arqueológico o la Escuela de Música, se encuentran pendiendo de un hilo.

Dimas Mateo Yanes Hernández, técnico medioambiental del consistorio portuense asegura que “el municipio genera una media de 22 millones de toneladas de residuos no reciclados al año, que se han de trasportar al Complejo Medioambiental de Arico. Este cobra 35,51 euros por tonelada depositada, lo que supone un gasto total de más de 800.000 euros al año”.

El experto comenta que el objetivo principal del área medioambiental es reducir estos gastos a través de la educación y la concienciación de los ciudadanos. Para ello, desde el consistorio portuense se realizan más de una docena de talleres dedicados a formar a menores, asociaciones de vecinos y adultos”. En este mismo sentido, añade que “se podrían reducir los costes en materia de depósito de residuos no reciclados en un 50% si se realizara una correcta y completa recogida selectiva”.

Además, Puerto de la Cruz está considerada como una ciudad semiurbana, lo que se traduce en que la recogida de materiales reciclados no puede realizarse más de dos veces por semana. Esta situación hace que en ocasiones los contenedores azules (papel y cartón) y los amarillos (plástico) se encuentren llenos, lo que provoca que los ciudadanos no puedan llevar a cabo un correcto reciclaje de residuos.

Asimismo, tanto los trabajadores que realizan las labores diarias de recogida de residuos como el propio Dimas Mateo Yanes afirman que “aún son muchos los ciudadanos que no abren las cajas de cartón o aplastan las botellas de plástico”, hábito que haría que los contenedores pudieran llegar a albergar el doble de recipientes”. Si esta costumbre se extendiera entre los portuenses, muchos de los contenedores no lucirían repletos y, de este modo, la imagen de la ciudad, que basa su actividad económica en el turismo, no se vería resentida.

Por otro lado, Ecovidrio, asociación sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de los residuos de envases de vidrio depositados en los contenedores de todos los municipios de España, ha publicado un informe en el que destaca que los portuenses reciclan una media de 11,5 kilos de vidrio al año, y aunque parece una cifra bastante elevada, la localidad está 1,4 kilos por debajo de la media de la Comunidad Autónoma de Canaria y a dos kilos de la española.
No obstante, todo el vidrio que se recoge en Tenerife no se queda en la Isla, sino que es llevado a una planta de Gran Canaria, donde lo lavan y venden directamente a las empresas interesadas. Este material es idóneo para el reciclaje, ya que del total recogido, el 90% es reutilizable.

“Todavía hay mucha gente que cree que todo lo que se recicla va al mismo lugar”

El desempeño del proceso de reciclaje no solo ayuda a la conservación del medio ambiente y reduce la utilización de materias primas, también permite un ahorro considerable de capital. Dimas Yanes afirma que “todavía hay mucha gente que cree que todo lo reciclado va al mismo sitio. Y es lo contrario, pues se mueve muchísimo dinero con la separación de residuos, se genera empleo y se produce un aumento del I+D+i”. En este sentido, el técnico comenta que “el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz recibe por cada tonelada de aparatos eléctricos y metales casi 90 euros. Sin embargo, la cantidad final recaudada no es muy elevada, puesto que en el municipio solo reciclamos el 10% de estos materiales”.

Asimismo, desde el consistorio también se realizan recogidas no solo de papel, plásticos y ropa, sino que recientemente también se ha firmado un convenio con la empresa Ataretaco para asegurar la recogida de aceite doméstico. Los principales contenedores se situarán en el Solar y el Mercado Municipal, aunque se prevé que se pongan otros de menor capacidad en las principales vías públicas de la localidad.

Durante el primer mes, los contenedores de recogida de aceite se vaciarán una vez cada tres días. “Posteriormente, y teniendo en cuenta las necesidades tanto de la empresa como las nuestras, se hará un estudio por zonas. Aquellas en las que la recogida sea numerosa, se vaciarán una vez a la semana, y en las que menos, se realizará cada 15 días”, recalca Yanes.

Una ardua tarea

-Contenedores de vidrio. La asociación Ecovidrio asegura en uno de sus análisis anuales a Puerto de la Cruz que el número de contenedores de vidrio entre 2008 y 2013 aumentó en 23 unidades, existiendo un total de 187 a disposición de los usuarios. Sin embargo, la cantidad de vidrio recogido al año descendió de 930.000 kilos en 2008 a 895.000 en el último informe realizado por la asociación, que fue completado con datos de 2013.

-Envases plásticos y ‘bricks’. La citada Ecoembes asegura en su informe que el ayuntamiento ha aumentado el número de contenedores amarillos en 30 unidades desde hace cinco años hasta la actualidad, dato que demuestra el interés del consistorio en materia de reciclaje. Esta acción es la responsable de que los kilos reciclados de este residuo por habitante y año haya aumentado de 7,9 en 2008 a 9,1 en 2013.

-Papel y Cartón. Los portuenses reciclaron 11,3 kilos de cartón a lo largo del año pasado, dos décimas menos que en 2012 y 4,7 kilos menos que en 2008. Parece que, aunque el número de contenedores aumentase de 75 a 122 unidades, la población cada vez recicla menos este tipo de material.

-Residuos ‘impropios’. La colocación de determinados materiales en los contenedores equivocados es uno de los principales errores que comete la población del Puerto de la Cruz, según Ecoembes. En concreto, el total de residuos mal reciclados que encontró la empresa en los contenedores de la localidad superó el 18%, un 3% más que en el año 2008. Aunque el número de kilos reciclados en la actualidad es mayor, “resulta preocupante que el porcentaje de errores no descienda”.