X
GÜÍMAR >

El consultorio médico de El Puertito ya está operativo

   
Javier Mederos, a la derecha, junto a la alcaldesa y otro concejal. / DA

Javier Mederos, a la derecha, junto a la alcaldesa y otro concejal. / DA

DIARIO DE AVISOS | Güímar

El consultorio médico de El Puertito de Güímar reabrió el martes sus puertas tras meses cerrado por los daños que las lluvias de diciembre provocaron en la estructura, que incluso implicaron la caída de parte de la cubierta.

Los trabajos de reposición de este centro costero, que atiende a 1.200 personas, tuvieron una duración de tres meses, con un coste total de casi 110.000 euros, pero la apertura de las consultas se ha retrasado casi tres meses más por la reposición del mobiliario y los informes pertinentes por parte de la Consejería de Sanidad.
Así lo explica el concejal de Hacienda y Contratación, Javier Mederos, quien recuerda que las obras para la reapertura del consultorio médico de El Puertito de Güímar comenzaron el 7 de enero y “que se ejecutaron casi en un tiempo récord para poder poner en marcha lo antes posible un servicio tan importante”.

La obra de emergencia estaba presupuestada en 103.000 euros, que se suman a los 6.400 que ya se invirtieron, como medida de seguridad, en la retirada de los restos del tejado tras el temporal. El proyecto ha sido redactado por la Oficina Técnica Municipal y el coste de los trabajos se ha incluido en la cuantía de las ayudas solicitadas al Gobierno de Canarias, Cabildo y Subdelegación del Gobierno por los graves daños que han supuesto los temporales de diciembre en el municipio y que, en total, se han cuantificado en más de un millón de euros.

Mederos explica que se optó por la vía de la contratación de emergencia porque “se trata de un servicio básico para los vecinos, pero también porque corríamos el riesgo de que el Servicio Canario de Salud pudiera entender que se podía prescindir de este consultorio y cerrara sus puertas definitivamente”.
Mederos destaca la importancia de la reapertura para ahorrar desplazamientos a los vecinos, “en un barrio en el que tenemos mucha gente mayor a la que no podemos dejar de prestar un servicio tan importante como la atención médica”.