X
GUÍA DE ISORA >

Cristina García: “Las multas deben ser un elemento disuasorio, no recaudatorio”

   
La edil Cristina García justifica que la antigua ordenanza municipal ya estaba obsoleta. / DA

La edil Cristina García justifica que la antigua ordenanza municipal ya estaba obsoleta. / DA

DIARIO DE AVISOS | Guía de Isora

El municipio de Guía de Isora ha actualizado la ordenanza municipal de Tráfico, que estaba en vigor desde el año 1989. Tras su aprobación inicial en el pleno, a propuesta de la Alcaldía, estará en exposición pública para presentar alegaciones hasta finales de este mes. La concejal de Seguridad Ciudadana, Cristina García, ha señalado que “la antigua ordenanza estaba obsoleta y la Policía Local se regía por la normativa general de Tráfico en vigor que contempla multas elevadas para determinadas faltas de carácter leve”.

García indica que “la nueva ordenanza queríamos adaptarla a la actual situación económica, que se cumpla el objetivo de que no se infrinjan las normas de tráfico y seguridad vial, pero sin que las sanciones suponga un quebranto económico a las familias”.

La concejal remarca que “las multas de tráfico no pueden ser un elemento para recaudar dinero, sino una herramienta disuasoria para que se respeten las normas de tráfico”. En este sentido la edil explica que “hemos tomado la decisión, y dado que nos lo permite la ley, hacer una modificación profunda de la ordenanza de Tráfico, en especial en lo que tiene que ver con las infracciones leves, tales como parar en doble fila, fallos en la iluminación de vehículos, ocupar lugares no autorizados, etc.”.

La responsable municipal tiene claro que “estos comportamientos deben ser sancionados pero con multas más moderadas” y aclara que “la modificación propuesta se debe a que la normativa general impone sanciones para determinadas infracciones leves que son desorbitadas”.

La edil explica que “hasta ahora parar en doble fila suponía una multa de 200 euros, por ejemplo para cargar la compra de una tienda ocupando parte de un carril o parar sobre la acera unos minutos, aunque si se pagaba en el periodo voluntario se podía quedar en la mitad, 100 euros”. Con la nueva ordenanza esa misma infracción supondrá una multa de 60 euros, que pueden quedarse en 30 con el importe reducido. Otro ejemplo es estacionar en un paso de peatones sin que suponga un riesgo u obstáculo para la circulación. Para esta infracción la multa era de 200 euros, y ahora se queda en sólo 40, o en 20 si se pagan en el plazo voluntario, lo que significa una bajada del 80%, o del 90% si se compara con el importe reducido.

García comenta que “es un abuso que, por ejemplo, a un pensionista que cobra 400 euros se le multe con 200 por una falta leve como las mencionadas”.