X
santa cruz >

Empresas y formadores conectan para buscar el empleo

   
Todos los participantes reciben clases de inglés e informática. / SERGIO MÉNDEZ

Todos los participantes reciben clases de inglés e informática. / SERGIO MÉNDEZ

Y. R. | Santa Cruz de Tenerife

Los nuevos proyectos de empleo desarrollados por la Sociedad de Desarrollo buscan estrechar los lazos entre las empresas de la Isla y la formación que ofrece la entidad municipal, con el objetivo de multiplicar las posibilidades de los desempleados para acceder al mundo laboral. La idea es impartir una formación práctica y actualizada, basada en las demandas planteadas por las propias pymes.

Con estas premisas se está desarrollando, en el Centro de Empleo de Ireneo González, la iniciativa denominada Aprende y Trabaja, en el que 150 personas, el primer grupo del programa, están finalizando su formación, de los que el 20% firmará un contrato laboral, que equivaldrá a tres meses a jornada completa, en el transcurso del año siguiente a la finalización del curso.

La Sociedad de Desarrollo ha iniciado ya la selección del siguiente grupo del programa, conformado por otras 150 personas, que provienen de un sondeo realizado por el Servicio Canario de Empleo a partir de los requisitos solicitados por la entidad, que son llevar al menos un año en situación de desempleo y tener formación o experiencia laboral en algunos de los siete módulos del programa.

La primera fase de la iniciativa incide en el desarrollo de las habilidades personales en el ámbito laboral, cómo afrontar una entrevista de trabajo, etcétera. En una segunda fase del curso, los participantes reciben formación en inglés e informática, en base a sus conocimientos previos. Y, finalmente, en la tercera fase cursarán uno de los siete módulos formativos de que consta este programa: servicios de limpieza, de restauración, comercio minorista, gestión comercial avanzada en la sociedad de la información, servicios tecnológicos, administración polivalente con atención al público y servicios personales (estética y tratamientos especializados).

“Estamos muy contentos, la verdad es que la gente está respondiendo, cuando también supone un esfuerzo para ellos, porque muchos no tienen ningún tipo de ayuda y, en algunos casos, tenemos que darles los bonos de guagua para que vengan porque no les alcanza. Hay gente con necesidades y estar aquí durante dos o tres meses les supone también reorganizar sus vidas, así que esta actividad supone una apuesta fuerte por su parte por mejorar su formación”, afirmaron desde la Sociedad de Desarrollo.

En esta línea, uno de lo profesores de los cursos destacó que la respuesta por parte de los alumnos es “muy buena” y que están “muy motivados e implicados”.

Entre los alumnos, opiniones para todos los gustos, algunos consideran que el programa es “muy útil” y que cuenta con profesores “excelentes”, aunque les preocupa el traslado al mundo laboral cuando finalicen la formación. Otros agradecen esta ayuda que “ahora me permite empezar a elaborar proyectos por mi mismo”. Y otros son más críticos y se sienten un poco decepcionados con la iniciativa ya que, a su juicio, “no ha sido todo lo satisfactorio que pensé”. “En general ha sido un poco caótico, y luego el INEM nos llamó para venir a una oferta de trabajo, cuando era de formación, que no ha sido todo lo buena que podría haber sido”, afirmó uno de los participantes.

A pesar de los aspectos positivos que ve la mayoría, un punto en el que han coincidido es que quizás es demasiada información para tan pocas horas de duración del programa, aunque que la mayoría lo considera una muy buena oportunidad para seguir formándose y abrir nuevas puertas laborales.

Intégrate en Santa Cruz

Las empresas han colaborado también en otro programa de empleo de la Sociedad de Desarrollo, Intégrate en Santa Cruz, con el que se pretende optimizar y potenciar la inserción laboral de mayores de 45 años del municipio, que lleven más de un año en el paro y no tengan estudios. A través de cursos de entre 4 y 6 meses de duración, que también contemplan prácticas en pymes, estas personas reciben un certificado profesional, lo que supone un título oficial y reconocido que les acredita como profesionales.

El proyecto, en el que participa un centenar de personas, está actualmente en marcha y tiene un compromiso de contratación de un 50%, con un contrato de seis meses de duración.

Carencias en habilidades personales

La implicación de las empresas en este proyecto es fundamental, ya que la formación se estructura en base a las demandas y necesidades que plantean las pymes. En este sentido, desde la Sociedad de Desarrollo se entrevistó a un total de 45 empresas de la capital, y se envió encuestas a cien, para que explicaran “qué suele faltar a los candidatos cuando vienen a cubrir vacantes”, indicaron desde la entidad. “Y con esa información hicimos un estudio de necesidades y lo cotejamos con la formación que ya tienen los participantes para cubrir esas necesidades y que marquen una diferencia respecto a otros profesionales. La idea es dar una vuelta de tuerca para ver cómo se les puede dar una ventaja para encontrar trabajo”, explicaron. Una de las conclusiones que se ha extraído es que, “sorprendentemente, lo que más echan de menos la empresas, da igual el sector, son habilidades personales, presentación e imagen personal, expresión oral y escrita, trabajo en equipo y un buen servicio al cliente. Entonces hemos orientado la formación a mejorar estas capacidades”.

Estas empresas también han participado ofreciendo charlas y talleres a los alumnos, así como permitiendo que los participantes visiten sus instalaciones para conocer in situ el procedimiento de trabajo, tanto de cara al público como de manera interna. El consejero delegado de la entidad capitalina, Florentino Guzmán Plasencia, agradeció la implicación de las empresas, que en algunos casos, además, “ya han incorporado a su plantilla a varios alumnos”.