X
economía>

El ‘engaño’ en el alquiler de coches

   
Imagen de varios vehículos de un rent a car. | DA

Imagen de varios vehículos de un rent a car. | DA

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Si usted alquila un coche a través de Internet, lo más normal es que cuando acuda a retirarlo en su lugar de destino le sorprendan con un cargo obligatorio de combustible, que puede rondar de media unos 80 euros. Este pago no está sujeto a devolución al momento de la entrega del vehículo, sino que es a fondo perdido. Es más, la empresa recomienda que el depósito de gasolina esté vacío porque no reembolsarán la diferencia. Se trata de un pago doble: el extra y obligatorio que tendrá que abonar a la empresa, y el que tiene que hacer al poner gasolina al vehículo.

Esta práctica, cada vez más habitual entre las empresas de rent a car, ha generado tal cantidad de denuncias que el Parlamento Europeo ha mostrado su preocupación y piensa, incluso, elaborar un código de conducta. Enterprise rent a car, uno de los mayores proveedores de servicios de alquiler de coches en el mundo, ha criticado duramente esta actividad y por ello pide a las autoridades de Canarias, una de las zonas con mayor relevancia en el sector del alquiler de coches, que se muestren “sensibles” a esta problemática que puede perjudicar mucho al turismo, dando una mala imagen que después será difícil de recuperar.

Desde la empresa se calcula que el coste derivado de los cargos obligatorios por combustible supone alrededor de 50 millones de euros para los consumidores españoles. “Se trata de una actuación desleal, que engaña al cliente y que lo obliga a pagar dos veces. El precio ofrecido cuando se hace la reserva a través de la red deben ser el real, sin extras obligatorios. El cliente debe saber, antes de cerrar la reserva, que se les va a aplicar un cargo obligatorio, y después decide”, explicó el director general de la empresa, Karsten Summers. El 17% de los turistas nacionales de automóviles se vieron obligados a pagar este recargo para poderse llevar el coche el año pasado.

El 45% de los perjudicados señalan que eligieron esa empresa concreta porque en el momento de hacer la reserva, hacía la oferta más económica.

“Hay que leer las condiciones”
El gerente de la asociación de empresarios de coches de alquiler (Apeca), Luis Durango, reconoció que esta práctica se realiza en las Islas por parte de algunas empresas del sector y aconsejó a los clientes que antes de cerrar la reserva “siempre, siempre, siempre, se lean las condiciones, donde les viene explicado este recargo”. Durango entiende que los usuarios, a la hora de hacer su alquiler, opten por el precio más barato, pero indicó que “lo más barato no siempre es lo mejor. Leerse las condiciones ahorrará tiempo y problemas”, matizó.