X
NACIONAL >

Un Estado catalán sería inviable sin el euro, según los asesores de Mas

   
El Consejo Asesor para la Transición presentó ayer un informe sobre cómo llevar a cabo la independencia. / EP

El Consejo Asesor para la Transición presentó ayer un informe sobre cómo llevar a cabo la independencia. / EP

EUROPA PRESS | Barcelona

El Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) recomendó ayer que la Generalitat pacte con el Gobierno central un “protocolo de actuaciones” que defina los pasos a seguir hasta la proclamación de la eventual independencia de Cataluña.

Así se señala en el informe que el órgano asesor entregó al Govern, y que contempla que Generalitat y Gobierno central pacten los pasos a seguir hasta la independencia tras una consulta o elecciones plebiscitarias en las que se imponga el sí a la secesión. Los expertos, entre otras recomendaciones, abogan por que una hipotética Cataluña independiente mantenga el euro como moneda aun situándose fuera de la UE.
Este protocolo de actuación pasaría por que, tras una consulta o unas elecciones plebiscitarias en las que se impusiera el sí a la independencia, Gobierno central y Generalitat acordasen un protocolo para que Cataluña pudiera desarrollar “con la máxima seguridad jurídica y el mínimo de incertidumbres” las estructuras de Estado necesarias.

En rueda de prensa junto al conseller de la Presidencia, Francesc Homs, el presidente del CATN, Carles Viver Pi-Sunyer, reconoció que ese sería el escenario deseable porque, con una “oposición beligerante” de España, el proceso constituyente sería mucho más difícil y requeriría una declaración unilateral de independencia. Pi-Sunyer explicó que este protocolo podría pasar por que el Estado ofreciese una mayor flexibilidad competencial para que Cataluña pudiera ir desarrollando su propio marco legislativo -incluso una constitución provisional- mientras conviviesen las dos legalidades -la española y la catalana- y hasta que Cataluña se “desconectase” del marco jurídico español con la proclamación de la independencia.

En esta primera fase el CATN prevé dos escenarios posibles: uno con colaboración entre el Gobierno central y la Generalitat y otro en el que España se oponga con mayor o menor beligerancia a la independencia, un extremo que el presidente del órgano ha reconocido dificultaría las cosas.
Si el Gobierno central se negase a negociar tras una victoria del sí a la secesión, Pi-Sunyer planteó que la entente debería llegar a través de “posibles mediaciones internacionales” y la presión que pueda ejercer la movilización de la sociedad civil, y sostuvo que en lugar de una proclamación pactada de independencia el escenario pasaría a ser el de una declaración unilateral de independencia.

La segunda fase que analiza el informe pasa por que el Parlament aprobase una “constitución provisional” que regulase el proceso desde la proclamación de la independencia a la aprobación de una constitución catalana.Ç

“Menos trabas y más sensibilidad”

Preguntado sobre si contempla un escenario en el que el Estado se avenga a negociar, el conseller de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, confió en que “el Gobierno sea sensible a aquello que democráticamente se ha expresado y no ponga más trabas de las que ya ha puesto”, e insistió en que la consulta representa el espíritu y la guía del gabinete de Artur Mas. Tras asegurar que no hay novedades de la reunión a la que se han emplazado el presidente catalán, Artur Mas, y el del Gobierno central, Mariano Rajoy, reiteró que la consulta es un tema ineludible para el Ejecutivo catalán, ya que fue avalada por los catalanes en las urnas en las últimas elecciones autonómicas y tiene “el consenso de dos terceras partes” del Parlament. Homs subrayó que los gobiernos deben “someterse a la disciplina de la democracia”.