X
el revés y el derecho>

La final del Mundial – Juan Manuel Bethencourt

   

La final del Mundial de Fútbol se disputa hoy en el mítico Maracaná de Río de Janeiro. Recuerdo, querido Juan, que hace cuatro años andábamos absortos en la vigilia de otro encuentro deportivo destinado a formar parte de la historia. Se celebraba en un coliseo de menor pedigrí, pero igualmente conmovedor, el Soccer City de Johannesburgo, en el primer campeonato planetario disputado en África, precisamente en el país que dio al mundo al que quizá fuera el mayor líder del Siglo XX, la Sudáfrica de Nelson Mandela. Al final esto es deporte, y nos acordamos sobre todo de Andrés Iniesta y su derechazo inapelable para terminar con la resistencia de la Holanda liderada por Robben; paradojas de la vida, un delantero de idéntico nombre al de la isla donde Mandela pasó 27 largos años de cautiverio. Creo que la sobreexposición mediática de este tiempo hace más difícil la construcción del mito en el ámbito deportivo, porque sabemos todo sobre los ídolos y en todo momento, a través de los múltiples canales de comunicación hoy disponibles. Es por ello que creo muy difícil recrear a figuras de la estatura de Pelé, o de Mohamed Alí, porque los dioses deportivos de hoy han perdido todo su misterio. Hay sin embargo un deportista que tiene esta noche su particular cita con la leyenda. Se trata, además, de un futbolista enigmático aun en su condición de icono global. Me refiero obviamente a Lionel Messi, el mejor pelotero de la actualidad, pero necesitado de una última reivindicación, el título mundial de selecciones, para tirar abajo las escasas resistencias que aún no le conceden el estatus de mejor futbolista de todos los tiempos. Hay que decir que Argentina, y por tanto Messi, lo tiene muy difícil en su enfrentamiento con esa especie de división Panzer que es la selección de Alemania. Los teutones son favoritos, por la sencilla razón de que son mejor equipo. Pero esta certeza es un asimismo un aliciente formidable, y debería ser un estímulo para el líder del combinado albiceleste. Veremos un partido que será inolvidable.