X
CD TENERIFE> LA actualidad

Final feliz para el primer culebrón del verano

   

MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

El delantero siempre mostró su predilección por jugar en la Isla. | DA

El delantero siempre mostró su predilección por jugar en la Isla. | DA

Se acabó el primer culebrón del verano: Diego Ifrán jugará la próxima temporada en el CD Tenerife, tal y como anunció en la noche de ayer el club a través de su cuenta de Twitter. El delantero uruguayo jugará en calidad de cedido por la Real Sociedad.

Por la tarde culminaron con el intercambio de documentación unas negociaciones que el secretario técnico Alfonso Serrano llevaba muy bien encaminadas. El jugador se trasladará a la Isla este mismo fin de semana, para incorporarse cuanto antes al equipo.

Con esta incorporación, el club da un salto cualitativo importante. Ifrán suplirá con garantías el enorme hueco que se había quedado en la delantera del equipo tras la marcha a Inglaterra de Ayoze Pérez.

A Ifrán lo quería un buen puñado de equipos de Segunda División, en especial el Zaragoza y el Alcorcón. Sin embargo, la comisión deportiva tinerfeña se adelantó a todos sus competidores para lograr un refuerzo de superior categoría a la división de plata. Tiene experiencia en Primera División, pues defendió la camiseta de la Real Sociedad en más de 50 ocasiones en la competición liguera repartidos en cuatro temporadas.

Durante la segunda parte del pasado campeonato militó en el Deportivo de La Coruña, con quien logró el ascenso a la Liga BBVA jugando en total once partidos y anotando cuatro goles.

El delantero de 27 años es de origen uruguayo, nació en Cerro Chato, mide 1,71 metros y pesa 74 kilos. Comenzó su carrera en el Fénix en el año 2006 y en el año 2008 se incorporó al Danubio. En agosto de 2010 la Real Sociedad compró el 50% de sus derechos estando lesionado de gravedad. El 7 de marzo de 2011 debutó con la Real Sociedad en la Primera División, jugando además su primer partido oficial tras casi un año de convalecencia por una grave lesión.

Para concretar este refuerzo de lujo ha sido fundamental la predisposición del propio jugador, que se decidió a jugar en el Tenerife y así se lo trasmitió al equipo vasco, en el que se había quedado sin opciones de jugar durante la próxima campaña.