X
sobre el volcán >

Una galería diferente – Por David Sanz

   

Una de las grandes satisfacciones de trabajar en un medio de comunicación es la de poder vivir acontecimientos y experiencias en primera persona de un enorme interés. Esta semana quienes participamos de este oficio tuvimos la oportunidad de adentrarnos en la galería de la Fuente Santa. Una experiencia que, por cierto, estará abierta al resto de la ciudadanía, siempre que se apunten a las visitas guiadas que organiza el Cabildo durante estos meses de verano en las jornadas de puertas abiertas que ha preparado. Aprovecho para recomendarles que no dejen de asistir. Cuando entras en la Fuente Santa, uno tiene la sensación de acceder a un sitio sagrado. Probablemente la sugestión que produce toda la historia y la leyenda que rodea a este manantial de aguas prodigiosas ayuda a reforzar esta impresión al atravesar la galería. Tocar el agua de las pocetas a diversas temperaturas, te devuelve la realidad de una tierra volcánica que está activa bajo la aparente tranquilidad de la superficie. El silencio en las entrañas del pasillo horadado en la montaña y la escasa luz en su interior ponen el resto. Era la segunda vez que entraba, la primera fue cuando se presentó el descubrimiento en octubre de 2005.

Técnicamente la obra sigue siendo la misma, con una serie de mejoras, como la extracción de aire y los mecanismos de control de gases. Pero la Fuente Santa ha dado un cambio importante, y lo que era una obra fría de ingeniería, ha tomado toda la personalidad que se merece. No es una simple galería como otras tantas que existen en La Palma. Su agua es especial, diferente, la consideran el oro de la hidrología médica por sus propiedades. Y cierto que debe ser así cuando está deslumbrando a tanta gente, provocando debates estériles que lo único que contribuyen es a enturbiar el futuro de la misma. Para este cambio que ha experimentado ha sido fundamental la participación de un artista, Tomaso Hernández, que ha dotado de la dignidad que se merece este emplazamiento, tanto su entorno como el acceso al manantial. Con su trabajo, ha logrado fundir la obra con el paisaje, mediante una intervención respetuosa e integradora del conjunto. Llama la atención que esta semana arranca una exposición dedicada al científico Telesforo Bravo, que contribuyó de una manera decisiva a extraer agua de las entrañas de esta tierra. Otra agua vital para La Palma.