X
CD TENERIFE >

El gancho de Luismi Loro se muda a Valencia

   
<
>

JUANSE SÁNCHEZ | Santa Cruz de Tenerife

El CD Tenerife pierde la magia de su zurda y el boxeo tinerfeño se queda sin una de las figuras que más apoyo le dio en los últimos tiempos… y sin ese ganchito de derecha que solía colocar con la misma precisión que golpeaba los lanzamientos a balón parado.

Luismi Loro anunció hace pocos días que el Huracán Valencia será su nuevo equipo. El talentoso futbolista de Fuenlabrada seguirá en la capital del Turia su carrera como futbolista y también mantendrá allí su fiebre por el boxeo.

Allí mismo perfeccionó su técnica cuando militaba en las filas del Castellón. Los 50 kilómetros que separaban su residencia habitual del Club de Boxeo San Cristóbal no eran excusa para que Loro se acercara todos los días para desarrollar su otra pasión.

“Aquí lo tuve durante ese tiempo entrenando como si fuera uno más, como un profesional”, comentaba ayer Sento Tsunami Martínez, el responsable de uno de los gimnasios que mejores púgiles está aportando al boxeo español en los últimos tiempos. Sin ir más lejos, Johan El Talento Orozco o Jonathan Saavedra son los dos mejores prospectos que han salido de allí, dos miembros de la selección nacional.

“Sé que en un mes lo volveré a tener por aquí”, celebraba ayer Sento, que destacaba la enorme afición de Luismi Loro al boxeo y no escondía su alegría del fichaje por el Huracán. “Hubiera preferido que fichara en el Levante, que es mi equipo, pero lo volveremos a tener por casa”, comentaba entre risas un Sento que este verano ya supo de las intenciones de Loro de regresar al fútbol levantino cuando el futbolista aprovechó unos días de estancia en Valencia para acercarse a entrenar a su gimnasio.

En Tenerife el Lorito también encontró su “rincón favorito” como él mismo se encargaba de comentar entre sus amistades. Ese rincón era el gimnasio Dude Box, en Candelaria. Allí echó muchas horas de entrenamiento, de conversación, de visualización de sesiones de guantes y allí llegó casi sin quererlo pero con las mismas ganas que había puesto en anteriores etapas profesionales. Y es que no ha habido lugar donde Loro haya jugado en el que no hubiera un gimnasio de boxeo donde poder entrenar. Desde su Fuenlabrada donde ahora está instalado su amigo Carlos Esteban con el flamante Everlast Gym, a Tenerife, con sus amigos del Dude, pasando por Valencia y la gente de San Cristóbal y vuelta a la capital levantina.

“Luismi se implicó mucho con el boxeo chicharrero en general. Allá donde ha ido se ha implicado mucho con el boxeo, un deporte que ama y que tanto le gusta practicar”, señalaba ayer el campeón de España del peso crucero, Ibrahim López, que subió al cuadrilátero con la camiseta de Loro el día que consiguió el cinturón nacional noqueando en ocho asaltos al Luis Rodríguez.

“Por amigos de amigos dio con nosotros”, relataba Ibrahim que desvelaba que el primer acercamiento de Loro fue para echarle una mano a Álex Concepción cuando el de Candelaria quiso emigrar a tierras madrileñas y lo puso en contacto con Luis Coraje Muñoz y su equipo.
“Cuando pasó lo de nuestro título fuimos a muchas entrevistas y promociones juntos y ahí se empezó a fraguar la verdadera amistad entre los dos”, manifestaba un Ibrahim que cree que Loro “hubiera sido un buen boxeador. Tiene muy buenas condiciones y técnicamente lo hace muy bien. Le falta continuidad para corregir pequeños fallos pero su estilo sería muy del agrado del aficionado, es un fajador”. El mexicano de Fuenlabrada podría cumplir su sueño de subirse a un ring a boxear cuando acabe su carrera. “Allí en su esquina estará el Dude”.