X

Los Guíos vuelve a cerrarse a los bañistas por razones de seguridad

   
Los bañistas que se encontraban ayer en Los Guíos tuvieron que abandonar la playa por seguridad. / DA

Los bañistas que se encontraban ayer en Los Guíos tuvieron que abandonar la playa por seguridad. / DA

MIGUEL A. GARCÍA | Santiago del Teide

El Ayuntamiento de Santiago del Teide tomó ayer la decisión de cerrar la playa de Los Guíos, en los Acantilados de Los Gigantes, de manera temporal, ante la aparición de un grieta de tres metros aproximado de alto por tres de ancho en el talud que se encuentra próximo a la arena y que en noviembre de 2009 ya provocó un desprendimiento que costó la vida a dos personas.

Un centenar de visitantes se encontraban disfrutando de la playa de Los Guíos en el momento que se ordenó el desalojo de la zona por parte de efectivos de la Polícia Local. La decisión fue adoptada por el alcalde accidental de Santiago del Teide, Ibrahim Forte, tras conocer el alcance de la grieta en el talud y con el argumento de garantizar la seguridad de los usuarios de la zona.

El propio Ibrahim Forte, en manifestaciones a este periódico, señaló ayer que se adoptó esta toma la decisión “ante la necesidad de garantizar la seguridad de los usuarios de la playa y de la zona”. “Ha aparecido una grieta de dimensiones importantes y serán los técnicos responsables los que valoren la situación y tomemos la decisión en consideración a partir de mañana domingo”, explicó.

El regidor municipal detalló que el cierre se decretó después de recibir el informe técnico de la Policía Local y ante la imposibilidad que eliIngeniero responsable del proyecto de la primera fase de reforzamiento del talud inspeccionara ayer mismo la zona. Un extremo, indicó el alcalde, que con toda probabilidad se llevará a cabo en la jornada de hoy, tras lo cual se adoptará la decisión de si se prolongará el cierre o, por el contrario, se recuperará la normalidad.

El agujero apareció en la pared justo en el lugar donde se había realizado el reforzamiento en la primera fase y que fue la zona que se desprendió y causó el fatal accidente de hace casi cinco años. Entonces la playa permaneció unos 17 meses cerradas, tiempo en el que la constructora Dragados llevó a cabo trabajos en el talud del acantilado donde se produjeron los desprendimientos para prevenir otros nuevos en el futuro.
Las obras realizadas en aquel momento tuvieron un presupuesto de unos 500.000 euros. El mallado especial instalado se trajo desde Santander y la intervención se aprovechó para mejorar el acceso a la zona de baño.

Aquel accidente que le costó la vida a dos personas (una mujer española de 34 años y otra británica de 57) supuso la imputación del alcalde Juan Damián Gorrín, como presunto autor de un delito de homicidio involuntario. Un mes antes se había producido un desprendimiento similar que no causó víctimas.