X
CANDELARIA >

Incoan los primeros expedientes de sanción a tres antenas de telefonía

   
Reunión del alcalde de Candelaria, Gumersindo García, con un grupo de vecinos de Candelaria para hablar sobre las antenas de telefonía móvil. / F.P.

Reunión del alcalde de Candelaria, Gumersindo García, con un grupo de vecinos de Candelaria para hablar sobre las antenas de telefonía móvil. / F.P.

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

Durante más de tres horas, políticos y vecinos de Candelaria (una veintena) debatieron el miércoles sobre la conveniencia de reordenar las antenas de telefonía móvil en el municipio. Un par de datos: hay 17 o 19 en toda Candelaria y a tres de ellas, las de Icerse, ya se les ha abierto expediente de sanción por ilegales (dos por no tener licencia y otra por ampliación ilegal). También se habló de expedientar a la de Barranco Hondo, que se encuentra a menos de 100 metros del colegio y del centro de salud de ese pueblo.

El Ayuntamiento de Candelaria habló de un plan de telecomunicaciones y una ordenanza que regule, al menos urbanísticamente, las antenas, por ejemplo, utilizando para ello las dos torretas que existen en el municipio de TDT, reordenando así las actuales estaciones de emisión, según avanzó Domingo Ramos, concejal de Urbanismo.

A la cita acudió también el alcalde, José Gumersindo García; la concejala de Nuevas Tecnologías, Mary Brito; y el técnico que elabora el plan de telecomunicaciones, José Luis Darias; dando y recibiendo información ante un grupo de vecinos, entre los que se encontraban las portavoces de Sí se puede, Mayca Coello y de CC, Nazaret Díaz, así como la concejala del PP, Inmaculada Martín. También había miembros de la plataforma contra las antenas en Candelaria y algún vecino afectado de cáncer, como Gustavo, que desde hace 13 años lo sufre, según él, por estar a escasos metros de una gran antena en Barranco Hondo. Otro, en cambio, negaba la incidencia: “Yo me acuesto todas las noches con mi mujer y tres antenas y no tengo cáncer”, espetó.

Mary Brito, concejala de Nuevas Tecnologías, insistió que “todas las licencias fueron concedidas antes de 2001 y si quisiéramos dar alguna no podríamos porque no hay una ordenanza. Hemos solicitado que se reordenen las que existen a la Jefatura Provincial del Ministerio de Industria y para que realicen las mediciones y nos contestan que las mediciones están publicadas en la web del Ministerio” señaló la concejala, que recordó que “la nueva ley de telecomunicaciones restringe un poco más las competencia de los ayuntamientos”.

“Duermo con mi mujer y tres antenas y no tengo cáncer”, manifestó uno de los vecinos

El alcalde manifestó que “lo que nos preocupa es la salud de los vecinos, pero no podemos ir contra las antenas que cumplen la Ley”, mientras que el técnico José Luis Darias explicó que “tenemos la misma normativa que Alemania, Francia, Finlandia o Inglaterra, que no son países tercermundistas”, algo que discutió Juanjo, miembro de la plataforma: “Esa normativa europea permite achicharrar a los españoles”.

Darias recordó, a aquellos que quieren alejar las antenas de la ciudad, que “cuando se colocan más lejos de los usuarios del móvil, estas necesitan más potencia para llegar a los usuarios y la medición sería superior”, afirmando que “las ondas que emite una antena alcanza una distancia de 2,4 kilómetros”.

La antena de Barranco Hondo, la más criticada

Antena en Barranco Hondo. / DA

Antena en Barranco Hondo. / DA

La antena que se encuentra justo al lado del colegio y del consultorio médico de Barranco Hondo fue la más criticada de todas. “El Ayuntamiento ha hecho mediciones en aquellas zonas de mayor sensibilidad, como el colegio de Barranco Hondo y no han superado los niveles permitido por la normativa europea”, manifestó la concejala Mary Brito, mientras que Nazaret Díaz, portavoz de CC, pidió que “las ubicaciones en puntos sensibles deben ser prioritarias”, algo a lo que se sumó Mayca Coello, de Sí se puede, quien solicitó en más de una ocasión una fecha para conocer la realización del plan de telecomunicaciones anunciado a finales de 2012 con 30.000 euros de presupuesto. “Desde 2001 a 2013, el Ayuntamiento no ha hecho absolutamente nada por controlar las antenas”, manifestó.