X
tribuna >

¿Interés general? – Por Isidoro Sánchez García

   

Una reciente sentencia del TC, desestimando un recurso interpuesto por la Comunidad de Murcia contra el recorte de horas de sol primadas a la hora de producir energía eléctrica, con la fuente renovable que es el sol me ha llevado a formular esta pregunta tan simple: ¿Sabemos cuál es el interés general en España? Lo comento porque el TC explica en sus fundamentos de derecho las razones por las cuales no aceptó el recurso de la comunidad murciana y alude a la situación de crisis económica en 2010, junto al incremento general de costes, en mi opinión por tener unos malos administradores y por una caída de la demanda eléctrica. Como si los administrados fuéramos los responsables de una mala gestión gubernamental… Fuimos los perjudicados señores del TC.

Del asunto de la rentabilidad razonable que esgrimen también como otro argumento de los recortes, no quiero hablarles porque me dá vergüenza. Es la “falta de ignorancia” que diría el mago canario a su paisano Soria, ministro del ramo, que a bombo y platillo se sube a las tarimas de los hoteles de cinco estrellas para anunciar en alta voz la rentabilidad que los inversores fotovoltaicos hemos recibido en los años que llevamos generando electricidad con fuentes renovables como el sol. Nunca se ha llegado a los dos dígitos a la hora de la rentabilidad. Por ello no debe extrañarnos que el árbitro del TC pite como pita, es decir con reflejo político. ¿Qué puede esperarse de un referee político que está controlado por unos jugadores del mismo equipo, léase PP? Es lo que le pasa al presi del TC con el ministro Soria y por ello justifica lo injustificable cuando señala que las medidas adoptadas luego por el gobierno Rajoy tenían una justificación constitucional suficiente, basadas en su extraordinaria y urgente necesidad. Me acordé del interés general en España cuando la expropiación de Argentina a Repsol, ya que el ministro Soria no tardó ni un minuto en salir a la pantalla de la televisión pública para dar cuenta del interés del gobierno español en defender y apoyar a Repsol, confundiendo el país con la empresa privada petrolera. Como insisto en saber cuál es el interés general en España acudí a distintas fuentes, no tantas como las energías renovables, para entenderlo e ilustrarme. Al parecer es un concepto muy general o abstracto, susceptible de varias y dispares interpretaciones. De todas ellas me quedo con la aplicación filosófica de Aristóteles al referirse al “interés común” que es perseguido por los gobernantes en las formas puras de gobierno.