X
tribuna >

El narcotráfico como fuente de conflictos en África Occidental – Por Txema Santana

   

No hay por qué andarse con rodeos. Varios países de África Occidental se enfrentan a lo que hoy es un problema y mañana puede ser una crisis. El narcotráfico los corroe. En África Occidental, Guinea Bissau es un narcoestado consolidado, abierta puerta de entrada de la cocaína latinoamericana, hacia la autopista A10, aquella que coincidente con el paralelo 10, levanta hacia el norte una ruta trazada por un mapa inestable y fructífero para los que mercadean todo tipo de productos de forma ilícita. Igual trafican con mujeres para prostituirlas, colectivos de personas en su ruta hacia Europa, armas, divisas y también medicamentos, fundamentales para la fabricación de drogas sintéticas, pero también necesarios para la supervivencia de aquellos que los pueden pagar.

Se ha creado una comisión para tratar de armonizar la legislación antidroga en África Occidental. En ella están, entre otros, Kofi Annan, ex secretario general de Naciones Unidas, o Olusegun Obasanjo, expresidente de Nigeria. Hace unos días lanzaban un mensaje claro: hay que parar el narcotráfico en África Occidental porque está en peligro lo logrado en los últimos años. La droga exportada procede, en su mayoría, de América Latina y su destino es Europa. La droga fabricada, metanfetamina sobre todo, se dirige principalmente al norte, pero también a Asia.

El narcotráfico identifica al mercado, crea la logística necesaria y la plataforma de exportación. Su mapa no tiene fronteras, sino dinero. Y con cash, en el mundo capitalista y necesitado, se llega prácticamente a cualquier lugar. Y en el caso de África Occidental los mapas del narcotráfico cambian de forma constante, aprovechando los conflictos -alguno se atreve a decir que generándolos- para consolidar una red por la que transferir la droga a cambio de dinero.
Pero además, el impacto en términos de la cultura del dinero fácil y del enriquecimiento rápido versus trabajo y esfuerzo trasmite una cultura mafiosa de antivalores que acribilla con un arma que no se ve, ni se huele, el futuro de cualquier sociedad. Hoy, aún, es un problema. Mañana será una crisis. Y a Canarias le va mucho en esta batalla.

*PROYECTOS, INNOVACIÓN Y DESARROLLO
www.guinguinbali.com