X
INTERNACIONAL >

Obama observa complicidad rusa en el derribo del avión en Ucrania

   
Barack Obama

El presidente estadounidense, durante la rueda de prensa ofrecida ayer en la Casa Blanca. / REUTERS

AGENCIAS | Washington / Kiev / Moscú

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, apuntó el viernes a los rebeldes prorrusos -e indirectamente, a sus patrocinadores en Rusia- por el derribo de un avión comercial de Malaysia Airlines que fue alcanzado por un misil tierra-aire y que causó la muerte a sus 298 ocupantes.

Obama evitó culpar directamente a nadie y pidió cautela antes de sacar conclusiones. No obstante, señaló que el misil partió de una zona controlada por separatistas entrenados y armados con material procedente de Rusia, “incluidos sistemas antiaéreos”, a la par que recordó que “no es la primera vez” en los últimos meses en que se derriba un avión en esta zona. El proyectil fue lanzado desde “un territorio controlado por los separatistas” prorrusos, aseguró el mandatario norteamericano, que dejó claro que Estados Unidos trabaja en colaboración con la comunidad internacional para averiguar lo que le ha sucedido a la aeronave siniestrada. “No tenemos tiempo para propaganda ni para juegos”, apostilló.

Obama incidió en que las autoridades de Rusia tienen que tomar una decisión “estratégica” y desvincularse de los separatistas prorrusos que operan en el este de Ucrania contra el Gobierno de Kiev. En este sentido, pidió al Gobierno de Moscú que deje de apoyar a los separatistas, a los que les ha facilitado hasta el momento tanto “armas” como “entrenamiento”. “Rusia tiene el control sobre la situación pero no lo ejerce”, afirmó Obama, antes de conocer que todavía se desconoce “qué paso” exactamente con el avión.

“No sabemos exactamente qué pasó pero lo que sé es que hemos visto un aumento de la violencia en Ucrania”, afirmó, antes de subrayar que este incremento de la violencia viene del lado separatista en un momento en que las autoridades de Kiev están apostando por el “diálogo” y las “negociaciones” para encontrar una solución a la crisis.

El mandatario norteamericano alertó de que los separatistas prorrusos “están fuertemente armados” y acusó a Rusia de estar armándoles y entrenándoles. “No es posible que los separatistas puedan operar así solos”, explicó. “Lo que sabemos es que la violencia allí viene facilitada por el apoyo de Rusia”, afirmó Obama, antes de volver a pedir a Rusia que se aleje de los separatistas y que no dejen entrar más “armamento pesado” a Ucrania desde su frontera.

Mientras. el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas reclamó ayer una “investigación internacional independiente, completa y exhaustiva” sobre el derribo de , al tiempo que instó a todas las partes a que garanticen el acceso de los investigadores al lugar del siniestro. En una declaración aprobada por consenso, el Consejo también solicitó que se deriven las responsabilidades por el derribo de la aeronave. Reino Unido elaboró un borrador de declaración y esperaba que los quince miembros del Consejo de Seguridad pudieran aprobarla el jueves, pero Rusia pidió más tiempo para revisarla.

En el Consejo de Seguridad de la ONU se evidenció el cruce de acusaciones entre Rusia y Ucrania. El representante de Moscú, Vitali Churkin, insistió en la responsabilidad de Kiev en el derribo. “Cualquier persona normal se preguntaría por qué los operadores ucranianos han mandado un avión a una zona de combate, donde hay funcionando sistemas de vigilancia antiaéreos”, expuso, antes de remachar que “la seguridad es responsabilidad del Estado, que debe ofrecer información de navegación aérea y seguridad”.

La intervención del representante ruso encontró respuesta en el embajador ucranio ante la ONU, Yuri Sergeyev, que acusó directamente a los prorrusos de derribar el avión y a Rusia de facilitarle el material militar. “Derribar un avión que vuela por encima de los 10 kilómetros necesita un sistema sofisticado, como los misiles Buk. Los terroristas tienen ahora dos sistemas, al menos, SA. ¿De dónde los sacaron? Esta tragedia no se habría producido si Rusia no hubiera apoyado a los terroristas y les hubiera facilitado un sistema antiaéreo tan sofisticado”.